Artículos

El médico real tras Chernóbil

Por Jesús Mesa / El Espectador | 24 Junio, 2019 - 13:00
  • welcome_chernobyl_pripjat_pripyat-126636.jpg

Robert Gale, en medio de la enorme popularidad de la serie de HBO, habla sobre la experiencia real en la URSS.

Dos meses después de que ocurriera el accidente nuclear de Chernóbil, el médico estadounidense Robert Peter Gale se encontraba en su oficina en la Universidad de California cuando recibió una llamada que lo dejó frío. Al otro lado de la línea estaba Mijail Gorbachov, presidente de la Unión Soviética. El líder soviético lo contactó tras haberlo conocido durante un congreso y quiso que le ayudara con el tratamiento de los liquidadores, quienes ayudaron a “limpiar” la central nuclear.

Poco se sabía entonces en el extranjero sobre lo que había ocurrido en Chernóbil. Ante la petición del líder soviético, Gale viajó sin dudarlo a Moscú. Tuvo solo seis horas para prepararse para el viaje y llegar al aeropuerto. Con él llevó un pequeño equipo para hacer frente a las complejidades de realizar múltiples trasplantes de médula ósea en poco tiempo. Allí trató con éxito a cientos de los afectados del desastre y pasó a ser conocido como el médico que lideró el “equipo de rescate” que ayudó a tratar a las víctimas de Chernóbil.

Después de 33 años de aquel incidente, el nombre de Bob Gale volvió a cobrar relevancia tras la renovada atención sobre Chernóbil, impulsada por la exitosa serie de HBO. Gale se tomó el trabajo de verla con minucia y compartió con El Espectador algunos de los errores e inexactitudes que los realizadores habrían cometido al contar la historia del accidente.

En plena Guerra Fría, ¿cómo es que llega un estadounidense a trabajar a Chernóbil?

Conocí a Mijaíl Gorbachov antes de abril de 1986 en un congreso. Me enteré del accidente el 1° de mayo, cuando los detectores de radiación en Suecia rastrearon la fuente de una pluma radiactiva hasta Chernóbil. Conociendo los recursos limitados con que disponían mis colegas soviéticos para tratar con eficacia un evento de esta magnitud, contacté a Gorbachov ofreciendo mi ayuda y la de mis colegas en el Registro Internacional de Trasplantes de Médula Ósea (ahora el Centro para la Sangre Internacional y la investigación de la médula). dos meses después, el embajador soviético en EE. UU., me llamó y me dijo que el presidente Gorbachov pidió que viajara inmediatamente a Moscú. Dos semanas más tarde recluté a dos colegas de la UCLA y a uno del Instituto Weizmann en Israel para ayudar.

¿Cuánto tiempo trabajó en Chernóbil?

Desde entonces hasta hoy. Pasé los siguientes dos años, principalmente en la Unión Sociética, trabajando con mis colegas en el Instituto de Biofísica y en el Hospital Clínico 6, donde traté un poco más de 200 personas con exposiciones agudas a la radiación. Luego, por más de 30 años, participé en varios estudios sobre las consecuencias médicas a largo plazo del accidente, inicialmente en la ex Unión Soviética y luego Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

¿Cuáles son sus reparos frente a lo que se contó en la serie de HBO?

Aunque la historia se presentó en términos generales de forma precisa, hubo errores conceptuales y omisión de hechos importantes. ¿Lo eran? No y sí. No, porque los guionistas necesitaban una historia: algo terrible sucedió en un lugar terrible y ahora miles o millones de personas, tal vez todos, sufrirán por décadas defectos de nacimiento, anomalías genéticas, cáncer y más. Pero, ¿es este realmente el mensaje que debemos tomar? Diría que no. Lo que este accidente muestra es la falibilidad de los humanos, no de la física, algo que vemos todos los días.

¿Cuáles son en su opinión los errores que se presentan en la serie?

Primero, los efectos de la radiación son retratados como algo horrendo, inimaginable. Esto es inexacto. Al realizar un trasplante de células madres, comúnmente exponemos a las personas a dosis de radiación mucho más altas que las que recibieron el 90% de las víctimas de Chernóbil. Lo mismo ocurre con los radioterapeutas. Sabemos cuáles son las toxicidades y somos eficaces para mitigarlas.

Pero el personal que respondió a la emergencia se vio expuesto a altas dosis de radiación... ¿Sí eran radiactivos?

No. Después de la descontaminación representaron una pequeña amenaza para nosotros o para la gente. La mayor parte de la contaminación por radiación fue superficial y relativamente fácil de manejar mediante procedimientos de rutina. De hecho, en la serie hay una peligrosa representación de que, debido a que una de las víctimas era radiactiva, su esposa embarazada puso en peligro a su hijo por nacer al ingresar a su habitación en el hospital. Pero como dije, ninguna de las víctimas era radiactiva, sus exposiciones eran casi exclusivamente externas, no internas. Más importante aún, el riesgo para un feto de una exposición como esta es pequeño.

¿Qué diferencia hay entre la exposición que tuvieron los liquidadores y los sobrevivientes de la bomba atómica?

Los sobrevivientes de la bomba atómica se expusieron instantáneamente a altas radiaciones gamma externas. Aunque los liquidadores tuvieron una exposición algo similar, las personas que viven en áreas contaminadas con radionúclidos liberados del accidente de Chernóbil tienen un tipo de exposición bastante diferente. En pocas palabras, la mayor parte de su exposición ocurrió (y ocurrirá) a través de muchos años. De hecho, si evaluamos nuestro trabajo para tratar a las 204 víctimas fue razonablemente bueno. Lamentablemente 29 murieron, pero pudimos rescatar a 175 (86 %). Si incluimos las dos muertes inmediatas en la central de Chernóbil, hubo 31 muertes.

Pero es conocido que el accidente provocó la aparición de varios casos de cáncer...

Hubo alrededor de 7.000 casos de cáncer de tiroides causados por la exposición a yodo radiactivo. Todos ocurrieron en niños menores de 16 años en el momento del accidente y fueron causados por la inhalación de yodo radiactivo y su ingestión en la leche, que estaba contaminada. Esa fue la principal causa de cáncer de tiroides en Chernóbil. Pero como este es tratable, hay menos de 10 muertes. De hecho, en el accidente de Fukushima en Japón una de las primeras acciones que tomamos fue poner la leche en cuarentena. Además, desafortunadamente, estas áreas de Ucrania, Rusia y Bielorrusia tienen una deficiencia endémica de yodo, por lo que las tiroides de las personas son ávidas por él. Solo hay un informe de un aumento en otros tipos de cáncer entre las poblaciones expuestas: un aumento en la incidencia de leucemia linfocítica crónica (CLL) entre los liquidadores. Esto es curioso, porque la mayoría de los datos sugieren que la CLL no es un cáncer causado por la radiación. Sin embargo, lo que es más importante, no hay informes de un aumento de otras leucemias que se sepa que son causadas por la radiación. Esta ausencia es crítica, ya que estas otras leucemias fueron los cánceres que más aumentaron en los sobrevivientes de la bomba A, porque se produjeron aproximadamente 10 años después de la exposición, que es de 20 a 30 años.

¿Los liquidadores estaban condenados en vida como se mostró en la serie?

No. El peor escenario era un aumento del 1 % en el riesgo de cáncer de por vida por encima del nivel de referencia del 43 al 44 % en los hombres y del 39 al 40 % en las mujeres. Es importante entender que, en entornos de accidentes como Chernóbil o la detonación de un dispositivo nuclear improvisado, hay lesiones compuestas no solo por radiación, sino también por el fuego y proyectiles. Estas lesiones sincrónicas no solo hacen que las personas sean más susceptibles al daño por radiación, sino que pueden matar a las personas incluso si se revierte con éxito el daño inducido por la radiación.

Entonces, ¿cuáles son los efectos de una exposición radiactiva como la que se dio en Chernóbil?

La exposición a radiaciones ionizantes provoca dos tipos de efectos médicos: deterministas y estocásticos. Los primeros son predecibles, dependen de la dosis y ocurren en todas las personas expuestas a la misma cantidad. Sin embargo, no todos los efectos deterministas de la radiación son inmediatos. Por ejemplo, el desarrollo de cataratas y de la enfermedad arterial coronaria son efectos deterministas de la exposición a altas dosis de radiación, que se producen muchos años después. Los efectos estocásticos son diferentes, son aleatorios, como por ejemplo la aparición de un cáncer. Y en Chernóbil no hay datos convincentes sobre esto, o de un aumento en anormalidades genéticas o defectos de nacimiento. Esto no es sorprendente, ya que tras la bomba atómica no se detectaron aumentos en sus sobrevivientes, que estuvieron expuestos a dosis de radiación mucho más altas que cualquiera de las poblaciones que estamos discutiendo.

¿La energía nuclear es peligrosa?

Producir electricidad es peligroso, pero no solo a partir de la energía nuclear. Aunque las 31 muertes de Chernóbil fueron terribles, el número es notablemente pequeño, en comparación con muchos accidentes relacionados con la energía, como el desastre de la mina de carbón Benxihu de 1942 en China, en el que murieron unos 1.500 mineros, y el accidente de la presa de Banqiao en 1975, también en China, en la que murieron unas 250.000 personas. Además, alrededor de 15.000 personas mueren por la extracción de carbón cada año, aunque el número real puede ser mucho mayor.

La representación de la Unión Soviética y de los rusos ha sido alabada y cuestionada. Usted que estuvo allá, ¿si era así?

El retrato de los funcionarios del gobierno soviético, los científicos y los trabajadores de la salud es en su mayoría inexacto. Con algunas excepciones (Legasov y Khomyuk), los retratos son caricaturas de hombres malvados, mezquinos y malintencionados. Si la mayoría de las personas en la Unión Soviética fueran así, es poco probable que pudieran haber lanzado el Sputnik o contribuir de manera importante a las matemáticas, la física y la informática, y más. ¿Fue la URSS realmente un imperio malvado? No en mi opinión. Sí, hubo represión de los derechos humanos, un estado policial, campos de trabajos forzados, exilio en Siberia y el archipiélago Gulag representado tan dramáticamente por Aleksandr Solzhenitsyn. Pero leyendo literatura rusa: Dostoievski, Tolstoi o, mi favorito, Bulgakov, y verá que realmente nada ha cambiado durante cientos de años.

¿La URSS obligó a limpiar a Chernóbil?

Conocí íntimamente a cada uno de los bomberos, incluidos los 29 que murieron y nunca los escuché expresar su pesar por lo que habían hecho para contener el desastre de Chernóbil. Estos hombres son los verdaderos héroes. En la miniserie, los liquidadores son retratados como coaccionados en su misión. Entrevisté a muchos de ellos en el momento del accidente, no 30 años después y casi todos con los que hablé se ofrecieron como voluntarios. Cualquier persona con conocimiento de los rusos reconocerá cómo estas personas responden a la adversidad. Desde la invasión napoleónica hasta la de los nazis. La noción de que la mayoría de los liquidadores fueron reclutados contra su voluntad conmocionaría a las personas que saben que los rusos responden a la adversidad: prosperan con ella.

Pero es claro que la Unión Soviética quiso ocultar los efectos del desastre…

Claro, el gobierno soviético trató de ocultar el accidente, pero consideremos qué sucedió cuando fueron descubiertos. Pregúntese cuántos gobiernos habrían aceptado nuestra oferta de intentar salvar vidas de las víctimas de estos accidentes. Los detalles de los programas nucleares de una nación son normalmente secretos. Comenté esta apertura inesperada con mis colegas soviéticos y, finalmente, con el presidente Gorbachov, y lo que me dijeron fue que no podían vivir sabiendo que estos valientes bomberos morían cuando podría haber intervenciones médicas que podrían salvar al menos a algunos. ¿Cuántos gobiernos habrían actuado de manera similar? Intente imaginar estas invitaciones después de un accidente nuclear en Estados Unidos durante la actual administración, por ejemplo. Mi punto es que los soviéticos no eran perfectos, pero tampoco eran monstruos.

>