Artículos

El tren se resiste a morir como motor para el turismo

Por Claudio Pereda Madrid | 3 Junio, 2015 - 15:25
  • tren1.jpg

Con experiencias exitosas en Colombia, Argentina y Perú, Chile se suma a la recuperación de la actividad recreacional ferroviaria.

Mientras en México una exposición que muestra más de sesenta fotografías de trenes tomadas por Juan Rulfo, desconocidas hasta ahora, goza de gran éxito, en la región se destacan varios casos en que este medio de transporte se observa como una efectiva forma para potenciar la actividad turística.

Para la Organización Mundial de Turismo (OMT) el uso ferroviario en esta dinámica se refiere "a trenes que efectúan recorridos recreativos, principalmente en giras que rescatan el carácter histórico del trayecto”.

En ese sentido, la nomenclatura "turismo" se refiere a la mezcla de paisaje geográfico, entorno cultural y máquinas con cierto atractivo o significado patrimonial. En América Latina, según la entidad, los principales proyectos se resumen en un entretenido rescate patrimonial y un práctico potenciamiento de actividades turísticas.

Como experiencias exitosas resaltan el Tren de la Sabana en Colombia, que recorre los poco más de 50 kilómetros existentes entre Bogotá y Zipaquirá; el Tren a la Nubes en Argentina, que circula entre Salta y el viaducto de la Polvorilla sumando 217 kilómetros; o el reconocido Cusco-Macchu Picchu, entre otros en Ecuador y Bolivia.

Aunque en términos globales enfrentan problemas comunes como los altos costos de mantención, existe una dinámica que los sigue haciendo atractivos y en muchos casos generan experiencias de inversión público-privada que potencian aún más las oportunidades.

En la zona central de Chile, en plenos valles que hoy -además de los clásicos productos agrícolas- potencian el negocio de los vinos, recientemente se celebra el centenario del tren turístico Ramal Talca- Constitución, único tren no electrificado de trocha angosta que funciona en el país y uno de los importantes atractivos turísticos que potencia la región del Maule.

Por esa razón, la subsecretaria de Turismo del país, Javiera Montes, llevó adelante una variada agenda que tuvo como principal objetivo subrayar la importancia de este tipo de turismo en Chile.

Dentro de las actividades efectuadas por la autoridad destacan dos de importante trascendencia: una reunión de trabajo con ejecutivos de Trenes del Ecuador, con quienes se intercambiaron ideas en torno a la buena experiencia vivida en ese país con los trenes turísticos; y un seminario en el que se analizó el valor patrimonial y turístico del ramal en conjunto con la comunidad.

Con ambas jornadas, Montes dio cuenta del desafío que se puso esta área estatal para mejorar la calidad y diversificar la oferta turística del país, accediendo a distintos nichos de mercado como el turismo cultural.

Dentro de ese marco se desarrolla una política de rescate y puesta en valor del patrimonio ferroviario del país: estaciones, líneas férreas y los pequeños pueblos y localidades que el ferrocarril permite descubrir. “Tenemos la oportunidad de hacer que el ferrocarril pueda volver a cobrar relevancia: añadiendo a las funciones tradicionales de transporte y comunicación una dimensión turística”, subrayó Javiera Montes.

Dijo que para el actual gobierno el turismo ferroviario es una línea que se busca potenciar. Entre las regiones que ya están trabajando en este tema destacan O’Higgins y Maule en la zona central y Araucanía, Biobío y Los Ríos en la zona austral.

Para el intendente del Maule, el patrimonio turístico del Ramal Talca-Constitución es vital para la zona. "Esta iniciativa aporta intensamente en la disminución de brechas competitivas en micro emprendimientos turísticos relacionados al tren, especialmente a través de la transferencia de capacidades en gastronomía rural, relato patrimonial, artesanía tradicional, enoturismo y gestión de negocios", enfatiza.

Así, el centenario del tren cobra clara relevancia en el auge del turismo regional y en su valoración por parte de la comunidad.

La instancia pública a cargo (EFE, Empresa de Ferrocarriles del Estado) reconoce estar buscando mecanismos para financiar el mejoramiento de las vías, la reposición eficiente de los trenes y la participación en proyectos de restauración de estaciones.

 

>