Artículos

¿En qué quedó el escándalo de los colombianos en Boca Juniors?

Por Thomas Blanco Lineros/ El Espectador | 13 Febrero, 2018 - 11:26
  • cardona_barrios.jpg

"A la próxima se van", advirtió el presidente del conjunto "xeneize" tras la delicada situación que involucró a Edwin Cardona y Wilmar Barrios.

La tormenta ha terminado. Pero hubo daños colaterales. De ese aguacero que empezó el pasado 16 de enero cuando Cinthia Susana Jiménez y Katherine Alayo denunciaron a Wilmar Barrios y Edwin Cardona por violencia de género, ataque con arma blanca y privación ilegítima de la libertad.

La verdad, la imagen de ambos nunca volverá a ser la misma. Los precios de jugar en el equipo “Xeneize”. “Boca es como tener sexo con la ventana abierta”, dijo elocuentemente -pero también de manera sabia-  Claudio Borghi, el exdirector técnico del cuadro argentino hace siete años. 

Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors, comentó además que no les perdonarán un escándalo más a los colombianos. "Me reuní con los tres, escuché sus versiones y les dije que iba a esperar lo que dijera la justicia. Pero también les dije que no había segunda vez. Más allá de lo que diga la justicia, si volvemos a estar en los medios por algo así, se van. Como pasó con Centurión y con Osvaldo”, señaló el dirigente al diario La Nación.

¿En que quedó el escándalo? Miguel Ángel Pierri, abogado de Barrios y Cardona le contó a El Espectador los detalles de las acusaciones. Todo va por buen camino.

- ¿Cuál es la situación actual de los colombianos?
- Edwin Cardona ya quedó totalmente desinteresado de las denuncias. En el caso de Wilmar Barrios aún queda una frágil por lesiones leves, que seguramente acabará en 10 días en un sobreseimiento (resolución judicial de un juez o tribunal que suspende un proceso por falta de causas que justifiquen la participación de la justicia).

- ¿Y qué va a pasar con las mujeres que los denunciaron?
- Estoy preparando una contrademanda contra ellas y algunas personas que promovieron y dañaron el nombre de los jugadores. Hubo el apoyo de muchos periodistas interesados en que esto terminara en escándalo. Afortunadamente manejamos esto de forma fría. Dejo claro que jamás hubo ninguna negociación con nadie ni la va a haber.

- Se puede decir que, en medio de todo, hubo final feliz…
- Estamos hablando de privación ilegítima de la libertad, ataque con arma blanca, abuso y violencia de género. Una pena nunca inferior a los 16 años. Si estas calificaciones hubieran tenido sustento de seguro ambos estarían detenidos.  Esto era un negocio que yo pude desbaratar.

- ¿Ya sabe quién o quiénes estuvieron detrás?
- A pesar de los vaivenes, pude darme cuenta de cómo era la maniobra y quiénes estaban detrás. Hice una profunda investigación que no fue fácil. Tocaba mirar todo: peluqueros, abogados, denunciantes. Había un interés con sacar a Edwin y Wilmar del plantel de Boca, bajarlos de la selección y hacerles mucho daño. Hasta ahora, todo está bien encaminado.

- Entonces no puede decir los autores intelectuales…
- Por obvias razones no puedo hacerlo, todo forma parte de la investigación. Esto fue orquestado. La gente tiene que ponerse a pensar cómo inició, quiénes son los abogados involucrados y después analizar los contactos que tuvieron con nosotros para querer negociar. No puedo decir más.

La legión colombiana de Boca ya solo tiene la mira en el tema deportivo. En llegar en buena forma al Mundial de Rusia y en seguir teniendo un papel destacado en el cuadro xeneize, líder solitario de la Superliga Argentina. Y los tres siguen siendo titulares indiscutidos en el equipo de Guillermo Barros Schelotto. Chau a la tormenta...