Artículos

Esta nueva tela reduce el mal olor corporal

Por El Espectador | 26 Agosto, 2019 - 16:00
  • skinii.jpg

La clave para su llamativa característica está en la incorporación de bacterias en el tejido.

Hay personas que sufren mucho porque, aunque usen desodorante, su cuerpo genera malos olores. Y hay días muy agitados y calurosos en los que, para algunos, el antitranspirante no es suficiente. Por esta razón, la diseñadora Rosie Broadhead creó Skin II, una prenda que contiene bacterias probióticas saludables que reducen el olor.

"No es el sudor en el cuerpo lo que causa el olor corporal, son las bacterias. Así que hemos incorporado bacterias saludables en los textiles para permitir un microbioma saludable que ayudará a reducir el olor corporal –afirmó Broadhead–. Adicionalmente, estimula la renovación celular y es realmente bueno para el sistema inmune de la piel”.

Broadhead desarrolló la prenda como parte de su posgrado en la universidad Central Saint Martins de Londres. Para ello, trabajó con el microbiólogo belga Chris Callewaert de la Universidad de Ghent. El científico aportó las bacterias probióticas saludables que se encuentran comúnmente en la piel y realizó una investigación exhaustiva sobre las causas del olor corporal.

Otro de los beneficios de usar esta prenda es que le ayuda al planeta. Al disminuir el olor corporal, disminuye la necesidad de lavar la ropa cada vez que se usa. Las pruebas mostraron que las bacterias podían sobrevivir a un lavado de 30 grados.

Ahora, el propósito es comercializar 'Skin II'. Luego, Broadhead espera diseñar una colección de ropa deportiva con la misma tecnología.

"Las personas se están volviendo más conscientes de la sostenibilidad y el medio ambiente. Están preocupadas sobre los alimentos que están comiendo y los cosméticos que se están poniendo en su piel –comentó la diseñadora–. Pero se conoce menos sobre los químicos tóxicos que están en nuestra ropa. Con el tiempo creo que la gente se volverá más consciente de la ropa del bienestar", afirmó.

Broadhead también ha dicho que, a largo plazo, podría considerar la posibilidad de incluir otros nutrientes beneficiosos a sus textiles. Asegura que es factible añadir vitaminas, además de bacterias. Además, añade: “Nosotros tenemos bacterias específicas en cada parte del cuerpo, así que también tenemos la alternativa de refinar nuestro prototipo actual. Creo que estas telas tienen un grandísimo potencial para los hombres que buscan controlar el olor de su cuerpo”.

>