Artículos

Este nuevo alcohol promete no dejar resaca

Por BioBioChile.cl | 27 Marzo, 2019 - 15:00
  • alcohol.jpg

Se trata de un licor sintético llamado Alcarelle que está siendo desarrollado por un neuropsicofarmacólogo y que podría llegar al mercado en 5 años.

Uno de los efectos más indeseados que conlleva el consumo excesivo de alcohol es la temida resaca.

Es por lo anterior que un nuevo producto podría generar una verdadera revolución entre quienes suelen sufrir con este tipo de malestares.

Nos referimos a un alcohol sintético (alcosynth) cuya principal característica es que no provocará los efectos que suelen aparecer después de una noche de juerga.

Se trata de un innovador brebaje -llamado Alcarelle– que está siendo desarrollado por el neuropsicofarmacólogo inglés David Nutt y que podría llegar al mercado en 5 años.

El alcosynth es un alcohol sintético diseñado para imitar los efectos de los tragos alcohólicos pero que elimina el riesgo de daño en el hígado o pérdida de control, según el profesor Nutt.

Es un derivado de la benzodiazepina, una droga comúnmente usada para tratar desórdenes de ansiedad pero que no causa síntomas de abstinencia.

Tal como recoge el medio británico The Guardian, fue en noviembre pasado cuando el experto junto a su socio comercial impulsaron una campaña para reunir fondos y así comenzar la producción.

Precisamente el financiamiento es el gran problema que tienen actualmente, ya que para su proyecto necesitan cerca de 20 millones de libras esterlinas, monto equivalente a 18 mil millones de pesos chilenos.

La idea de este alcohol sintético nació en 1983, cuando Nutt era estudiante de doctorado. En aquel año, el inglés comenzó a buscar algún producto que combatiera la embriaguez que provoca el licor.

Según afirmó el investigador, aunque fue capaz de encontrar una cura, era demasiado peligrosa para su uso clínico, principalmente porque podía hacer convulsionar a quien lo probara estando sobrio.

No obstante, de igual manera sus avances le permitieron desarrollar una nueva investigación para saber cómo estimular el receptor de Gaba -neurotransmisor que envía mensajes químicos por el cerebro y sistema nervioso- tal como lo hace el alcohol, aunque sin sus efectos secundarios.

“Sabemos las zonas del cerebro en que el alcohol tiene efectos ‘buenos’ y efectos ‘malos’, y qué receptores particulares se ven involucrados, como el Gaba, glutamato, serotonina y dopamina”, comentó Nutt en conversación con The Guardian.

“Los efectos del alcohol son complicados, pero… puedes apuntar las partes del cerebro que quieres atacar”, agregó.

El neuropsicofarmacólogo puntualizó que se puede diseñar un efecto máximo en la forma en que la molécula se une a un receptor, “así que no importa cuanto consumas, no terminarás paralizado”.

Alcarelle aún no ha sido sometido a pruebas de seguridad y, aunque ha sido probado por algunas personas mezclado con jugo de frutas, no sabe muy bien por sí solo.

>