Artículos

Estudio concluye que meditación tres veces a la semana potencia la vida sexual

Por LifeStyle.com | 18 Diciembre, 2014 - 17:09
  • meditacionsensual1.jpg

La reducción de los niveles de tensión, mayor segregación de endorfinas y el mejoramiento del descanso son los principales aportes de ejercitar una meditación casi diaria durante media hora.

Meditar durante media hora tres veces a la semana ayuda a una vida sexual placentera concluye una investigación realizada por el Carnegie Mellon University de Pittsburgh, Estados Unidos.

La conclusión científica abre el abanico de posibilidades con las que cuentan las parejas para potenciar sus experiencias sexuales. Una meditación de tres veces a la semana se trata de una práctica sencilla en la que sólo se invierte tiempo.

Lori Brotto, investigadora del Laboratorio de Salud Sexual de la Universidad de Columbia Británica en Canadá, subraya -por ejemplo- que la meditación influye en la vida sexual de las mujeres, ya que el flujo sanguíneo hacia el área genital aumenta el deseo y la excitación.

Los expertos estadounidenses desarrollan tres razones principales por las que el ejercicio de meditación ayuda en la vida sexual:

- Reducción de la tensión. Cuando se está en estados de tensión o estrés, el deseo sexual disminuye porque el cuerpo experimenta cambios fisiológicos que a la larga ocasionan problemas de salud como cansancio, depresión, ansiedad y hasta obesidad.

Dichos efectos se pueden contrarrestar con la meditación porque ayudan a relajar la mente y los músculos del cuerpo, favoreciendo su control.

Un reciente estudio del American Journal of Hypertension entre estudiantes universitarios concluyó que cuando comenzaron a meditar redujeron los altos grados de estrés, ansiedad y depresión que exhibían antes de esa práctica.

 

- Segregación de endorfinas. Este tipo de neurotransmisores hormonales permiten generar estados de felicidad y euforia. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Michigan, también en Estados Unidos, la segregación de endorfinas generan un placentero efecto placebo que ayuda a calmar sensaciones de incomodidad o molestas.

El aporte que hace la meditación en esta dinámica es que regula la liberación de estas hormonas, produciendo un estado de alegría y calma, necesarias para disfrutar mejor la vida sexual.

 

- Mejoramiento del descanso. Está demostrado que la práctica regular permite un mejor descanso y a conciliar el sueño. De hecho, se está generando un consenso en el mundo médico en el que el buen dormir actúa como un poderoso afrodisiaco natural con el que se mejora el placer sexual. Cuando hay cansancio es complicado tener relaciones. Descansar es uno de los antídotos para el goce del sexo.

 
Otra ventaja de la meditación es que puede practicarse de manera individual o en pareja.