Artículos

Eugenio Derbez: “El drama es universal, el humor no”

Por Daniela Suárez Zuluaga/ El Espectador | 3 Julio, 2018 - 09:56
  • 01gente_not1_drupal_main_image.var_1530331882.jpg

“Amor a la deriva”, la película con la que el actor quiere romper con los estereotipos que los norteamericanos tienen sobre los latinos.

Eugenio Derbez se conoce en el mundo del cine latino por ser uno de los comediantes más exitosos del continente. Muchas personas lo recuerdan por el papel de Valentín Niño, en la película No se aceptan devoluciones, que llegó a ser la primera producción latinoamericana más taquillera en la historia, recaudando casi 100 mil dólares.

Ahora, Derbez se involucra en una propuesta más arriesgada. Pasó de hacer comedia latina a hacerla para Hollywood, de la mano de la nueva versión de Overboard, que se estrenó en 1987. La cinta se llama Amor a la deriva.

- ¿Cómo describe usted esta nueva versión de “Amor a la deriva”?
- La película original tuvo muchísimo éxito, tanto que se convirtió en un clásico de la comedia. Era un riesgo de alguna manera volver a hacerla, pero nos resultó increíble, de hecho, superó el récord de No se aceptan devoluciones, que en Estados Unidos se convirtió en la película en español más vista en la historia. Amor a la deriva no es en español, pero la hicimos con un toque más latino. También cambiamos los papeles, porque, en la original, la protagonista es una millonaria arrogante y el protagonista es un carpintero pobre. En la nueva versión rompimos con los estereotipos, porque en Estados Unidos siempre nos veían a los latinos como los narcotraficantes, los criminales, o nos ponían de jardineros o de cocineros y yo ya estaba cansado de eso, así que quisimos darle la vuelta y cambiamos los roles. Además, tenemos un elenco muy divertido y es una película para toda la familia. Puedes ir a verla con tus hijos, tus tíos, tu abuelita, con todos.

- ¿Por qué considera que usted se ha vuelto un referente de comedia en el cine a nivel mundial?
- Ha sido muy complicado, y poco a poco he ido escalando peldaños. Yo empecé haciendo comedia en México, luego me di cuenta de que nuestros programas viajaban y lo complicado que es hacer comedia en este país, porque si tú te pones a pensar, todos en el mundo lloramos de lo mismo. El drama es universal, el humor no. Nos conmovemos con una muerte, el amor… pero nos reímos de cosas diferentes. No se ríen de lo mismo en Estados Unidos que en México, o en Colombia. Tiene que ver con tantas cosas el humor que, por eso, la comedia es tan complicada, y ahora que comencé a hacer humor en otro idioma y para todo el mundo, he tenido que reinventarme, tener más limitaciones, buscar una manera más universal de hacer reír.

- ¿Qué tan complejo fue interpretar un personaje como Leonardo, el protagonista de la cinta?
- Pues, yo la verdad creo que soy “buena gente” ¿no? Me gusta tratar bien a la gente, y el personaje de Leonardo es todo lo opuesto, es un millonario prepotente, arrogante, cree que el mundo no lo merece, que no entiende de buenos modales, y la verdad para mí fue muy divertido, me basé en un par de amigos que tengo, que no voy a decir los nombres, porque pierdo su amistad, pero que son iguales, son muy simpáticos, pero son muy sinvergüenzas. Pero luego viene la otra parte del personaje cuando pierde la memoria y se convierte en otra persona, y se da cuenta de que el dinero no puede comprarlo todo, en especial el amor de la familia, y esa es un poco la lección que aprende Leonardo en la película.

- ¿Qué tan diferente es hacer una comedia latina en comparación de comedias en Hollywood?
- Las comedias en Hollywood tienen que ser más universales, yo lo único que hago es darle un sabor latino a mis películas, porque, finalmente, es mi raíz, y yo no quiero dudar de mi público, no quiero olvidarme de la gente que realmente me ha apoyado en mi carrera. Ahora que estoy en Estados Unidos, haciendo películas, me gusta meter actores que conocemos, apoyar el talento latino, porque quiero que sientan que yo no me he olvidado de ellos.

- En el marco de los Premios Platino, ¿cómo ve que ha crecido el evento, en cuanto al propósito que tiene de dar a conocer el cine iberoamericano, y de ayudar en la distribución del mismo?
- Esta es la tercera ocasión que participo, ahora fui maestro de ceremonia y ha crecido mucho. Es un evento importantísimo, porque lo que intentan hacer los Platino es unificar el cine iberoamericano. No es posible que, en un país como México o Colombia, no podamos ver el cine que se hace en naciones que hablan nuestro mismo idioma, pero que sí se pueda ver el que llega de Estados Unidos en inglés. A México no llegan películas colombianas, pero sí nos llegan americanas en inglés... ¡Es injusto que, teniendo el mismo idioma, no compartamos el mismo cine! Porque, además, si nos conociéramos entre nosotros, podríamos trabajar y hacer más producciones juntos. Desgraciadamente, no nos conocemos, ni los actores, ni las películas… y ahí que la labor de los Premios Platino es unificarnos y hacer crecer las industrias de todos los países que hablan español.

>