Artículos

Granada, una fruta para el corazón

Por María Jesús Ribas | 4 Mayo, 2016 - 14:50
  • 48231_1.jpg
  • 48231_2.jpg

La potente acción antioxidante de esta fruta, ya sea consumida fresca, en zumo o como extracto, es superior a la del vino tinto o el té verde y puede ayudar a mejorar y proteger la salud cardiovascular, entre muchos otros beneficios para la salud.

¿Conoce que el extracto de esta fruta inhibe el crecimiento en los huesos de las células de cáncer de próstata y hace más eficaz la quimioterapia? Lo dice el estudio "Pomegranate extract inhibits the bone metastatic growth of human prostate cancer cells and enhances the in vivo efficacy of docetaxel chemotherapy", de la universidades estadounidenses de Emory y Georgia.

¿Sabe que los compuestos antioxidantes de la granada ayudan a proteger el endotelio vascular, el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, según indica un estudio de Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares (ICCC) español?

Quizá también ignore que el extracto de granada es una gran promesa en la prevención del cáncer de colon, al ser un agente dietético que bloquea la señalización de las proteínas Wnt, que guardan relación con los procesos oncológicos, según el trabajo 'Inhibitory Effect of a Standardized Pomegranate Fruit Extract on Wnt Signalling in 1, 2-Dimethylhydrazine Induced Rat Colon Carcinogenesis', de la Universidad de El Cairo (Egipto).

Estas son solo tres de las más recientes investigaciones que se acaban de sumar a la evidencia científica sobre los múltiples beneficios para la salud de esta apetitosa fruta de climas cálidos. Los antioxidantes de la granada tienen una importante función en la salud arterial, en la prevención de la formación de placa asociada al colesterol, en el control de la tensión arterial, la rebaja de la oxidación celular y contra el envejecimiento prematuro, señala el ICCC (www.iccc.cat) . Según el ICCC una buena salud del endotelio arterial se asocia a la flexibilidad de la arteria, que permite mantener la presión arterial dentro de los límites óptimos.

Según la profesora Lina Badimón, que dirige el ICCC, este trabajo ”pone de manifiesto que el enriquecimiento de la dieta con polifenoles derivados de extractos de granada puede prevenir y retrasar la disfunción endotelial, una de las primeras manifestaciones de la aterosclerosis y de las enfermedades cardiovasculares”.

La granada es uno de los primeros cultivos que domesticó el hombre. Se adapta muy bien a diversas zonas áridas y semiáridas del mundo y, tanto este fruto como sus productos derivados, aportan bondades para la nutrición humana, según el ingeniero Ángel Calín y el doctor Ángel Carbonell, expertos en tecnología agrolimentaria de la Universidad Miguel Hernández, UMH, (www.umh.es) en Elche, Alicante (España) . Según Calín y Carbonell, el granado (punica granatum L.) es un árbol cuyo cultivo se conoce desde la antigüedad y uno de los frutales bíblicos, como la vid, el olivo o la palmera.

PODER ANTIOXIDANTE Y PROTECTOR

Los fitocompuestos de esta fruta tienen un poderoso efecto antioxidante (protector de la salud celular), tres veces superior a los del vino tinto y el té verde, en el caso de su zumo natural, así como una actividad anticancerígena y un efecto protector del sistema cardiovascular, según los expertos de la UMH. “Entre sus compuestos antioxidantes destaca el polifenol punicalagina”, explica a Efe, Eduardo Vidal, director del Proyecto Granatum Europa, PGE, (www.zumodegranada.com) que investiga y desarrolla productos basados en este fruto y en el que participan laboratorios y empresas agroalimentarias europeas y la UMH.

“El polifenol punicalagina es el compuesto con mayor capacidad antioxidante conocido y, a diferencia de otros como el resveratrol de la uva, solo se encuentra en la granada y especialmente en su piel”, añade Vidal, gerente de Antioxidantes Naturales del Mediterráneo (www.granatumplus.es) . "Durante el metabolismo intestinal por bacterias, las punicalaginas se convierten en urolitinas que tienen actividad biológica "in vivo" y muy eficaces en el tratamiento de enfermedades del corazón, infertilidad, el cáncer y la hipertensión arterial", señala Vidal. Según este experto la granada es muy versátil en gastronomía y es utilizada como aderezo de distintas ensaladas y para realizar salsas, mientras que su zumo es frecuente en coctelería. “

En Estados Unidos esta fruta ha pasado de ser una desconocida, ya que apenas un 3 por ciento de los estadounidenses la consumían en el años 2000, a ser una de las más consumidas en 2014 y a estar presente en muchos platos de afamados restaurantes” destaca Vidal, quien asegura que no hay evento de ese país, "donde no se ofrezca un coctel de bienvenida que incluya el zumo de granada".

Para Vidal, la mayor capacidad antioxidante de la granada la conseguimos tomándola en zumo o en cápsulas de extracto. “Si elegimos un néctar hay que verificar que en el etiquetado muestre la proporción de zumo de granada que contiene, que esté libre de edulcorantes, y que solo contiene la fructosa que, de manera natural, está presente en la fruta. Si nos inclinamos por un extracto en cápsulas, primero verificaremos que contenga un alto porcentaje en punicalagina”, recomienda.

En cuanto al consumo en fruta fresca, Vidal señala a Efe que "para tener las máximas garantías debemos consumirla en temporada" y si queremos obtener la máxima cantidad de antioxidantes de manera rápida y eficaz, "podemos utilizar un exprimidor de naranjas partiendo la granada en dos partes". “Al exprimirla como una naranja, algunos de los compuestos antioxidantes de la piel pasarán al zumo”, indica.

GRAN ALIADA DE LA SALUD HUMANA

Este experto indica que el biólogo Jaime Fábregas Casal, catedrático de Microbiología en la Universidad de Santiago de Compostela, USC, (norte de España) ha elaborado un estudio en el que concluye que el zumo de granada tiene, además de las ventajas mencionadas para el corazón, propiedades antiinflamatorias y antiobesidad, mejora la diabetes y también el nivel de colesterol LDL (nocivo), incrementando el de colesterol HDL (bueno).

Añade que según Fábregas, el consumo de zumo de granada "beneficia la salud de las paredes arteriales, ayudar prevenir y mejorar la aterosclerosis, tiene un efecto reductor de la expansión del cáncer de mama, inhibe la proliferación del cáncer prostático, mejora el estado de la placenta en embarazo protegiendo al feto y mejora el síndrome metabólico en los adolescentes". “la mayor evidencia existente en cuanto a la granada viene relacionada con su actividad cardioprotectora, pues disminuye la concentración y oxidación de LDL-colesterol y mejora la elasticidad de las arterias”, sintetiza Vidal.

Según el director del PGE cualquier persona, independientemente del sexo y edad, puede añadir la granada a su dieta habitual y notar los efectos beneficiosos de su consumo regular, "si bien esta fruta y sus derivados no son productos milagrosos, por lo que es aconsejable mantener unos hábitos de vida y una alimentación saludables, para que su efecto se vea reforzado". Los extractos de granada con alto contenido en punicalaginas, generan una mayor demanda en países como Estados Unidos, Reino Unido y Japón, "que son los que más consumen estos productos debido a que, entre otras cosas, son los lugares donde más se ha estudiado estos compuestos", señala Vidal.

Quien afirma que la producción de granada en el mundo se ha multiplicado por tres en los últimos diez años. "Estados Unidos es el que mejor ha entendido las posibilidades que ofrece la producción de granada en su territorio y se ha convertido en el tercer productor mundial, con cerca de 300.000 toneladas", explica. Fijándose en los hábitos de los consumidores estadounidenses, Vidal observa que “del total de producción de granada de ese país, solo el 20 por ciento se comercializa en fresco, mientras que el resto de producto se consume en extractos, concentrados y zumo . Su producción abastece el consumo interno del país, a la vez que exportan estos productos a otros 55 países”.

(EFE)

>