Artículos

Ica: aventura en el desierto

Por América Economía | 14 Febrero, 2019 - 09:07
  • icas_dunas_baja.jpg

A solo tres horas por carretera desde Lima, podrás disfrutar de hermosas playas, andar en vehículos areneros por el desierto y degustar ricos vinos y buen pisco. Experiencias únicas que el departamento de Ica ofrece a los turistas.

Muy cerca de Lima, el departamento de Ica es hoy una excelente alternativa para quienes buscan aventura y descanso, combinado por supuesto con la deliciosa gastronomía peruana.

Uno de sus principales atractivos de la zona es la Reserva Nacional de Paracas, un paraíso de playas limpias y aguas transparentes.

Debido a su gran diversidad de flora y fauna, los turistas pueden además ver delfines, pingüinos de Humboldt y lobos marinos. Conocer las Islas Ballestas en bote, manejar cuatrimotos, realizar deportes acuáticos como windsurf, kitesurf o sailing, son algunas de las tantas aventuras que ofrece este lugar.

Ica también es la locación de uno de los más bellos desiertos del Perú. Aquí los turistas se entretienen recorriendo las dunas de la Huacachina en tablas de sandboard y vehículos areneros, mientras esperan el atardecer para apreciar una de las puestas de sol más impresionantes y memorables del mundo.

Más entretenido aún es terminar la experiencia con un romántico picnic en medio del desierto en una carpa beduina, combinado con música, luces y show en vivo. Recorrer la ruta del pisco es otro buen motivo para visitar Ica. Aquí podrás recorrer bodegas pisqueras, disfrutar de una cocina auténtica y descansar rodeado por viñedos, en hoteles hacienda como el de Viñas Queirolo y la Caravedo.

La sopa seca, el carapulcra, el chupe de pallares, las tejas y el frejol colado, son algunos platos típicos que probarás en este recorrido, junto con el clásico pisco sour y los refrescantes chilcanos, coctel tradicional peruano preparado con pisco, jugo de limón y refresco de soda.​

Las líneas y geoglifos de Nasca también se encuentran en la región Ica, específicamente en los valles de Palpa y Nasca. A través de un paseo en avioneta, se observan desde el aire las figuras, que se dice son parte de gigantesco calendario solar y lunar utilizado por la cultura Nasca para pronosticar cuál era la mejor etapa para cosechar y cuándo era temporada de lluvias.

Ica cuenta con complejos hoteleros frente al mar que concentran servicios turísticos de lujo en la zona. Sus habitaciones con vista a las aguas turquesas de la bahía de Paracas son sin duda el espacio perfecto para el relajo y el descanso.

Un destino mágico, mítico donde todavía es posible desconectarse del mundo.

>