Artículos

La nueva juventud de Sean Penn

Por Carmen Rodríguez | 3 Abril, 2014 - 09:33
  • Penn_1.jpg

A sus 53 años, Sean Penn parece vivir un vital refresh junto a Charlize Theron, con quien lleva una relación afectiva. "Ella es una joya y daré lo mejor de mí para conservarla", ha dicho el destacado profesional.

Sean Penn y Charlize Theron han sido fotografiados recientemente en una imagen cotidiana: de compras a la salida del supermercado junto a Jackson, el hijo de ella. La imagen confirma la relación que mantienen después de que la nueva pareja de Hollywood fuera pillada a comienzos de año de vacaciones en la casa que el actor tiene en Hawai. Sin embargo, fue unos días después de la imagen en el súper, que todo quedó más claro.

En la noche benéfica "Help Haití home gala", organizada por Penn y a la que asistieron juntos, el presentador de la CNN Piers Morgan confirmó la relación de la pareja, hasta ahí envuelta en rumores. El periodista relató en su columna del Daily Mail que había felicitado a Sean, por la gala y por "Charlize también", a lo que el oscarizado actor comentó: "ella es una joya. Daré lo mejor de mí para conservarla". A su 53 años, el actor es un galán en cuyos brazos han caído rendidas muchas famosas (la actriz Scarlett Johansson, entre otras), pero ahora “sólo tiene ojos” para la bella sudafricana de 38 años, de la que apenas se ha separado desde que recibieron juntos el Año Nuevo.

Aunque confirmado por los hechos, lo cierto es que -en todo caso- de los labios de ambos no ha salido aún una confirmación oficial. Aunque los rumores sobre su relación tomaron fuerza a finales del año pasado, ambos son viejos conocidos y, de hecho, ya ocuparon el centro de las indiscreciones en 2010, cuando fueron relacionados después de que los dos rompieran con sus respectivas parejas, Robin Wright y Stuart Townsend. Un "genuino corazón" que se había convertido en su "barómetro". Con esas sentidas palabras se refirió Penn a su amor más largo y laberíntico, cuando en 2004 recogió el Óscar al mejor actor por "Mistic River". 

Se refería a la actriz Robin Wright, con quien se casó en 1996, aunque en aquel momento ya tenían dos hijos de cinco y dos años. Fue una relación, antes y después de la boda, jalonada de idas y venidas, discusiones y reconciliaciones, demandas de divorcio presentadas y retiradas, hasta el adiós definitivo en 2010.

Ambos se conocieron en 1989 en el rodaje de "State of grace" y la boda fue el segundo enlace para Robin -antes lo estuvo con Dane Witherspoon durante dos años-, que se casó de blanco riguroso, y también para Penn, que acudió al altar de chaqué.

Sean Penn, conocido por sus ideas de izquierda y por el celo con que guarda su vida privada, muy pocas veces ha hablado de ella con los medios, aunque en una de las excepciones, una entrevista con la publicación Esquire, renegaba de ese matrimonio: "Cuando te divorcias, todo se vuelve claro, te sientas y dices: ¿Cómo pudo ella cambiar tanto?. Entonces te das cuenta de que tu matrimonio ha sido un fraude".

Así de triste se mostraba por su segundo divorcio, pero una vez superada la tristeza, el protagonista de "Milk", por la que ganó su segundo Óscar, volvió a mostrar su cara más seductora y presentó a su nueva novia sólo un mes después del divorcio, la modelo afroamericana Jessica Whitem de 25 años, aunque no duró mucho. Y es que parece ejercer un embriagador embrujo en las actrices jóvenes y si la diferencia de edad con su actual pareja es de 15 años, de Scarlett Johansson le separaban 24 años cuando ambos protagonizaron un idilio fugaz en 2011, que no pasó de los tres meses y fue de los más sonados del año, pues –incluso- se aderezó con rumores de embarazo. Mientras duró el idilio ninguno de los dos habló de él y sólo se sabía por las imágenes que los fotógrafos lograban de ellos, aunque muchos meses después Johansson decidió sincerarse con Vogue: "Pasamos tiempo juntos, sí. Nunca le puse nombre, pero estuvimos viéndonos", aseguraba la actriz, quien dijo de su ya ex que era una "persona notable" y con la que mantenía un vínculo de amistad".

La siguiente en la lista fue la modelo checa Nemcova Petra, con quien se dejó ver en el 2012 en el Festival de Cannes y también se le relacionó con Shannon Costello, ex directora de la fundación creada por Sean Penn para ayudar a Haití tras el terremoto de 2010. Pero si el actor ha tenido una relación amorosa que haya cautivado al mundo esa fue con Madonna, con la que estuvo casado entre 1985 y 1989.

Sin duda, se convirtieron en una de las parejas más seguidas por los flashes de todo el mundo. Por entonces, él se perfilaba como una promesa de la meca del cine por su talento y personalidad, un aprendiz de estrella que hizo un curso acelerado al casarse con la "ambición rubia", a la que conoció cuando la cantante estaba rodando el video de "Material girl". Sean Penn llegó a definir aquel matrimonio como "muy ruidoso". "No recuerdo haber tenido una sola conversación en cuatro años de matrimonio. He hablado un par de veces desde entones con Madonna y hay una persona ahí dentro, pero no lo sabía", reconocería años más tarde.

Pero, a pesar de su incuestionable éxito con las mujeres, Sean Penn aseguró a Esquire: "Nunca me he sentido amado. No me da vergüenza decir que lo que todos queremos es ser amado por alguien. Pero cuando repaso mi vida amorosa, creo que nunca he sentido eso".

>