Artículos

La nunca bien ponderada Miami cumple un siglo

Por Revista Cultura y Tendencias | 5 Febrero, 2015 - 15:49
  • miami1.jpg

A pesar de lo visitada, esta atractiva ciudad ubicada al sur de Estados Unidos aún no es cien por ciento conocida. Más allá de imágenes prefabricadas, no es sólo juerga y playas.

Deben haber pocos lugares en el mundo más ninguneados que Miami. Tachada de superficial o híbrida, lo cierto es que con esta hermosa ciudad ubicada al sur de Estados Unidos pasa lo que siempre pasa con las personas: se ve lo que se quiere ver. Para muchos, aquí no hay más que diversión, sin embargo, como la canción, Miami “te da sorpresas”.

Con una oferta cultural y de espectáculos permanente, Miami dejó de ser hace tiempo el ghetto del exilio cubano. Antes que nada, Miami es Estados Unidos.

Miami es víctima del prejuicio, aunque es uno de los paraderos turísticos más visitados por los latinoamericanos. Lugares realmente atractivos como el Miami Seaquiarium, el Miami Metrozoo o el Parriot Jungle, más otros que se ubican medianamente cerca como el mundo de Disney en Orlando o el extraordinario paisaje natural de los Everglades, la hacen siempre atractiva.

A pesar de eso que deslumbra y confunde, no hay que olvidar que existen otras direcciones, probablemente, aún más atractivas como lo son Cabo Cañaveral o el espectacular y austral pueblito de Key West, donde vivió el inefable escritor Ernest Hemingway.

Tal como lo retrata de manera cruda el guión de Oliver Stone para la película de Brian de Palma “Caracortada” (de 1983), a mediados de los años 70 fue copada por cubanos opositores de la Revolución Cubana encabezada por Fidel Castro y se hizo especialmente notoria cuando se produjo el éxodo del mítico barco “Mariel”, entre otros.

Se forjó así un crisol de personas que generaron emprendimientos, que participaron en la creación y puesta en marcha de la mayor parte de la extraordinaria infraestructura que mantiene en movimiento a la ciudad y al estado de Florida.

El periodista Álvaro Vargas Llosa, hijo del connotado escritor Mario Vargas Llosa, efectuó una muy interesante investigación para su libro “El exilio indomable” (1998), en la que relata con pormenorizados detalles esta particular dinámica.

Miami Beach no es una masa de tierra continua, sino más bien una serie de islas ubicadas entre el océano Atlántico y Biscayne Bay, unidas por puentes que los lugareños llaman "causeways".

Algunas de estas islas son naturales, otras son artificiales. Todas son bajas, costeras y tropicales, con elementos como preciosas playas de arena blanca, árboles frutales y palmeras, y acceso a aguas cristalinas.

Estos cimientos naturales formaron la serie de islas incorporadas como pueblo de Miami Beach el 26 de marzo de 1915, que más tarde se convirtió en ciudad, en 1917, un paraíso para empresarios y emprendedores.

Hoy toda esa área es una ciudad cosmopolita, grata con sus visitantes, con un clima cómodo y que ofrece alternativas para todos los gustos: malls para extasiarse, playas para deslumbrarse, librerías y tiendas de discos que sorprenden, lugares para conocer y encandilarse (Palm Beach, Boca Ratón, Hollywood, Key West) y espacios de conocimiento (que incluyen desde interesantes registros históricos, hasta las tendencias más modernas y vanguardistas) o el genial Distrito de Art Deco, que incluye casi 800 edificios erigidos entre 1920 y 1930 con una exquisita variedad de estilos.

Miami es, realmente, un libro abierto para variadas expresiones culturales como teatro, danza, música, instalaciones para espectáculos, museos y galerías de arte; como dicen ahora sus gestores de arte, es una “Meca cultural” con vista al sol.

Además de sus majestuosas playas, esta ciudad ahora no se queda atrás de Nueva York o Los Angeles en su oferta de espectáculos, lo que es algo que hay que considerar.

Ahí están el Lincoln Theatre en pleno paseo peatonal de Lincoln Road (sede de MTV), el Jackie Gleason Theater en medio del hermoso barrio artístico del Art Deco, el Miami Art Central con sus expresiones vanguardistas y clásicas, el espectacular, colorido y callejero Coconut Grove Arts Festival, el Miami Art Basel o el ya muy importante Festival de Cine de Miami.

Así es que con Miami, como con las personas, no hay que hacer caso de los prejuicios. Es una ciudad hermosa por demás, que hay que descubrir más allá de los típicos tour. Como las personas, a Miami hay que conocerla personalmente.

 

Vea también en Revista Cultura y Tendencias

Foo Fighter en Chile: La intimidad de un megaconcierto

 

>