Artículos

La Quiaca, la ciudad fronteriza del norte argentino que es más que un lugar de paso

Por Télam/ LifeStyle | 10 Febrero, 2015 - 14:44
  • plazadelaquiaca.jpg

Además de ser el pórtico septentrional de Argentina y cabecera del departamento de Yavi, a 290 kilómetros al norte de San Salvador, ofrece numerosos servicios a los visitantes nacionales o extranjeros que día a día llegan a través de la Ruta Nacional 9, desde el sur, o entran por el puente vial y peatonal desde Bolivia.

Vestigios milenarios, costumbres andinas y una biodiversidad única son algunos de los atractivos que ofrece La Quiaca, la ciudad fronteriza del extremo norte argentino en la puna de Jujuy, a 3.442 metros sobre el nivel del mar (msnm), paso obligado desde esta provincia a la ciudad boliviana de Villazón.

Además de ser el pórtico septentrional de Argentina y cabecera del departamento de Yavi, a 290 kilómetros al norte de San Salvador, ofrece numerosos servicios a los visitantes nacionales o extranjeros que día a día llegan a través de la Ruta Nacional 9, desde el sur, o entran por el puente vial y peatonal desde Bolivia.

"Nuestra ciudad es el paso obligado de los que tienen como destino, en su mayoría, arribar al vecino país de Bolivia y luego a Perú, viajantes que se toman al menos una jornada para conocer los atractivos que La Quiaca ofrece", dijo a Télam Arlene Carretero, directora de Turismo y Cultura departamental, quien destacó la alta afluencia de turistas.

Carretero, detalló que los visitantes que llegan al lugar en su mayoría provienen de Rosario, Córdoba y Buenos Aires, además de una notoria cantidad de europeos, según información suministrada por la recientemente inaugurada casilla de información turística.

La primera alternativa para el turista, es recorrer el centro de la ciudad, donde se encuentran una plaza centenaria con vistosos cantaros de piedra, la iglesia y una casilla de orientación que brinda un panorama preciso de los atractivos, caminos y hotelería locales y de zonas aledañas.

El mercado central, realizado en piedra de canteras del Ferrocarril Argentino en 1917, es uno de los lugares más concurridos donde, entre sus particularidades, se encuentran pequeños puestos de vendedores que ofrecen desayunos autóctonos, como el api con tortillas, para degustación del visitante.

La casa del alfarero, es otros los sitios más visitados, donde se pueden apreciar y comprar ollas de barro, cántaros, virques y artesanías realizadas en arcilla, con motivos y resabios de elementos ancestrales de los pueblos indígenas.

La ciudad fronteriza se convierte además en el lugar predilecto para tomar un descanso y visitar algunos atractivos ubicados a no más de diez kilómetros, como los pueblos de Yavi, Santa Catalina, el paraje El Angosto, Tafna y la Puesta de Toquero.

Rumbo a estos destinos, el visitante encontrará una gran variedad de cardones, con el ejemplar más pequeño del mundo en el paraje la Puesta de Toquero .

El avistaje de fauna autóctona, entre la que se destacan vicuñas, llamas, guanacos y avestruces en estado salvaje, es otra de las seductoras alternativas para la toma de fotografía que ofrece la zona.

Santa Catalina, con una antigüedad superior a los 300 años, posee una edificación muy pintoresca con calles empedradas, además de un legado cultural dejado por la cantora tucumana Mercedes Sosa, en honor a la cual próximamente se erigirá un monumento.

Cerca de La Quiaca hay un importante poblado, Yavi, que se destaca por su rico contenido histórico, ya que durante la guerra de Independencia, la única vivienda en el lugar, perteneciente a un matrimonio declarado marqueses de Tojo, fue el fuerte de resistencia contra los realistas y actualmente es un museo que rememora la vida de la época.

Junto a la vivienda, se asienta una iglesia que se caracteriza en su interior por un diseño muy simple pero excepcionalmente rico en su ornamentación, como los herrajes de sus puertas y la estructura de madera del coro, el retablo y el púlpito tallados en madera y el sagrario, en magnífico trabajo de orfebrería.

Un atractivo natural es el Cordón Los Ochos Hermanos, formación montañosa constituida por pequeñas elevaciones con orientación noroeste-sudeste que bordean por el oriente a la Pampa de Yavi, a escasos kilomentros de La Quiaca, con rocas de la era cretácica originadas en ambientes marinos y continentales, que le confieren una atractiva y singular apariencia.

La Quiaca, enclavada en un vistoso valle rodeado de cerros, con suelos áridos y gran amplitud térmica, es la única ciudad del norte puneño que posee todos los servicios básicos para comodidad del turista.

Las personas que visiten la zona y no estén acostumbradas a las regiones con altura deberán tomar todos los recaudos para no "apunarse", entre ellos el clásico té de hojas de coca, que se puede adquirir en cualquier puesto del lugar.

* Fotografía principal y de Yavi de Welcomeargentina.com

>