Artículos

La viña que rescata las cepas patrimoniales en el valle del Itata

Por Agencias | 15 Junio, 2017 - 16:41
  • 1-vinatero-34.jpg

Bodega chilena La Causa se presenta con vinos de variedades ancestrales: moscatel, cinsault y país, entre otras.

En el valle de Itata, en la zona central de Chile, nacen hoy los vinos de La Causa, proyecto que representa la profunda convicción en el rescate de la antigua viticultura local de la familia Torres.
 
La Causa es el resultado de la búsqueda de lugares donde la viticultura no se puede mecanizar y en donde el trabajo es hecho a mano, a escala humana. De esta manera se concreta el rescate de rincones de Chile que permiten hacer vinos de alta calidad, capaces de ser reconocidos en el mercado internacional.
 
Uno de los objetivos de este nuevo desafío es el trabajo conjunto con pequeños productores de cepas –llamadas hoy- patrimoniales, tales como moscatel, carignan, cinsault y país, y cuyo modelo de producción está basado en su integración a los más modernos procesos de vinificación.
 
"Este proyecto surge principalmente porque tenemos una causa: ir al rescate de variedades ancestrales originarias del Valle de Itata, aprender de sus agricultores, sumar nuevas técnicas de vinificación además de las tradicionales para obtener, de un trabajo conjunto, lo mejor de estas cepas”, señala Cristian Carrasco Beghelli, enólogo del proyecto que pretende ser uno de los más emblemáticos de Itata.
 
El valle de Itata es la cuna del vino chileno, fue allí en donde hace ya más de 500 años llegaron las primeras vides a Chile. El valle y sus viñedos representan un patrimonio histórico-cultural sin precedentes en otras regiones del mundo.
 
En Itata, existen excelentes y variadas condiciones de clima y suelo, además de una gran cantidad de viñedos “patrimoniales” -que cuentan con más 100 años de antigüedad-, que en conjunto proporcionan una excelente materia prima para la elaboración de vinos únicos, con una marcada personalidad.
 
Se trata de una zona que ha estado en franca depresión social y económica en las últimas décadas, y con una importante cantidad de pequeños productores de uva de estas cepas.
 
“Son estas producciones las que no han visto el boom de la industria vitivinícola chilena del último tiempo. La Causa permite unir estas variedades ancestrales a nuevas formas de vinificación, más modernas, más limpias, que permitan mostrar el potencial de los vinos en todo su esplendor. Lo que sin duda es más agradable para el consumidor”, comenta Carrasco.
 
En su últino reporte “The Time for Chilean Wine is Now”, el crítico internacional James Suckling realizó un profundo análisis a cerca de 800 vinos chilenos. En su informe entregó importantes puntajes a la línea La Causa, destacando a La Causa Moscatel, 2015; La Causa País, 2015 y La Causa Blend, 2014, con 93 puntos. Mientras que, por su parte La Causa Cinsault, 2014, obtuvo 92 puntos.