Artículos

Las impronunciables partículas que determinan la calidad del vino

Por Excelsior | 15 Junio, 2018 - 07:08
  • pexels-photo-696218.jpeg

Expertos australianos dieron con las diminutas “alkylmethoxypyrazines”, responsables del sabor y aroma en el cabernet sauvignon.

El vino es una bebida con más de 8 mil años que ha acompañado al hombre desde tiempos remotos hasta la actualidad.

A diferencia de otros brebajes, es una bebida que fascina no sólo por su sabor, sino también por todo lo que rodea a su proceso de producción y elaboración.

Existen muchos tipos de vinos y muchas técnicas de elaboración, casi tantas como culturas, climas, suelos y por supuesto uvas.

Estas pequeñas frutas pasan un proceso de vinificación, estabilización y embotellado. Lamentablemente en su camino de la viña a la barrica, en ocasiones se someten a una transformación significativa que a veces resulta en un vino que no sabe ni huele cómo debería.

Por esta razón, un grupo de científicos australianos decidió centrarse en el tema para intentar resolver este problema.

Luego de una investigación, según los expertos, el empleo de diminutas partículas magnéticas ayudaría a eliminar los sabores no deseados de la cepa cabernet sauvignon sin alterar su aroma.  Esta nueva tecnología podría utilizarse en otros vinos, según el portal EurekAlert.

El estudio se centra en los “alkylmethoxypyrazines”, un grupo de sustancias contenidas naturalmente en el vino que producen aromas vegetales. En exceso, pueden sobrecargar el aroma afrutado o floral del caldo y de este modo desequilibrar su sabor.

Los viticultores trataron de solucionarlo sin éxito añadiendo aditivos como carbón activado y virutas de roble sin olor. Sin embargo, descubrieron que los polímeros magnéticos eliminan estas sustancias de manera eficaz y sin perjudicar el aroma del vino.

El estudio completo fue publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry.

>