Artículos

Las melodías del pasado que moldean nuestro presente

Por Fausto Ponce/ El Economista.com.mx | 23 Junio, 2017 - 12:13
  • mmaristain.jpg

El libro de la poeta y periodista Mónica Maristain está cargado de melancolía.

Cuando Mónica Maristain escucha a gente decir: “Yo no leo poesía”, no puede más que pensar que es un horror lo que le están diciendo: “Si no lees poesía, no lees nada de literatura, pero es problema para el que no lee. La verdad, escribir poesía es un problema bastante grande, en el sentido de que tienes que ‘torcer’ la pluma para escribir, ni siquiera se parece a escribir una novela... Es muy complicado preguntarte si la leen o no y me es inútil. Y si no lo leen, se lo pierden porque no es una cuestión que me afecte a mí. Si no leen poesía, están mal”, nos comenta la poeta y periodista argentina.

Antes. Paisaje sonoro con mujer mirando una ventana (Literal Publishing, UANL) es el más reciente libro de poemas de Maristain. Está compuesto por siete poemas y un bonus track (titulado “Poema llamado a un hombre llamado Juan”, dedicado al hombre del que está enamorada), con prólogo de la poeta Rocío Cerón.

En este poemario, la melancolía parece inundarlo todo. Cuando se le hace notar lo anterior a la poeta, ella ríe antes de comentar al respecto: “Escribo siempre de la melancolía y la tristeza, a pesar de que a veces puedo hacer poemas que van hacia la euforia. En principio, el tema de Antes, es el pasado. Quería hacer un poema largo, que es con el que empieza el libro (...) un poema sobre el antes. Constantemente nos dicen que no hay antes, que no hay pasado que sólo debes vivir el presente, pero cuando alguien tiene Alzheimer, se olvida del recuerdo y empieza a ser nada”.

El poema largo al que la autora hace referencia es precisamente el poema que da título al libro. Los demás textos son complementos que se relacionan con ese “antes”, como, por ejemplo, el poema “Aceite madre”, dedicado precisamente a su madre.

“A mí me parece que el pasado nos forma, por supuesto que hay que seguir adelante. Soy una persona que todo el tiempo va para adelante, pero me gusta cada tanto mirar por la ventana y ver lo que fui... Hay personas que ya no están como mi padre, mi abuela, mi madre y ya no están y fueron importantes. Yo no sé si vaya a haber una persona más importante que mi madre”, comenta Maristain.

En un sentido más político, la poeta y periodista comenta que vivir en el presente y olvidar el pasado, no mostrar memoria, es una característica del capitalismo: “Tan es así que en Argentina acaba de ganar Macri, que es un hombre demencial que tiene que ver con el pasado, que no hay memoria, ni recuerdo. Y ahora otra vez (...) a luchar para que se vaya ese pasado. Y nada... siempre lo mismo”.

Mónica Maristain lleva 18 años viviendo en nuestro país, donde ha ejercido el periodismo en diversos medios impresos, entre ellos la revista Playboy, de la cual fue editora durante muchos años y el portal Sin embargo MX, donde labora actualmente. Aprovechando su contexto, platicamos un poco sobre su “antes” argentino.

“Extraño mucho a mi mamá. Y a mis hermanos y a mis sobrinos, pero estoy bien en México. Desde acá pude observar de una manera distinta a Argentina y a los escritores argentinos, a la historia argentina (...) Me tenía que ir, si no me iba a volver loca. Pero siempre hay gente amiga y viene gente de Argentina y muchos grupos de rock. Los disfruto mucho más estando acá.

“Me encanta esta ciudad, es una ciudad impresionante y está lo mejor de Argentina, a veces está muy cerca, aunque esté lejos. Y está muy ligada a Estados Unidos y al mismo tiempo también muy lejos. Parece mentira, aunque lleve 18 años, todos los días descubro algo nuevo, todos los días descubro algo que no sabía que existía”.

Además de su quehacer periodístico diario y la promoción de su libro de poesía, Maristain se encuentra trabajando en otro proyecto editorial relacionado con los músicos que se murieron casi, casi de manera reciente, como Prince, Leonard Cohen, David Bowie, Chris Cornell, Scott Luis 
Alberto Spinetta y Scott Weiland, 
entre otros: “Son todos de mi quinta, son todos mis ídolos. Me estoy quedando sin ídolos (...) y bueno, me parece que está bien hablar de los muertos en México”, comenta la autora, quien espera que esté listo para el año próximo.