Artículos

Las tendencias en el mercado de lujo automotriz chileno

Por LifeStyle | 15 Noviembre, 2015 - 10:30
  • autos_aml.jpg

En los últimos años el arribo de marcas automotrices ha sellado el segmento de sofisticación.

El lujo siempre ha andado sobre ruedas. El mercado automovilístico suele ser una de las áreas más destacadas dentro de esta industria, siendo en Chile el área que más me pesa por su volumen.

El año pasado, las ventas sobre US$50.000 fueron de 7.688 unidades, lo que representaría el 2,3% del mercado total. En tanto, las ventas por marca en los últimos cinco años han crecido un 60%.

Esto, porque la industria del lujo en el país latinoamericano se ha desarrollado fuertemente y su potencial de crecimiento es altísimo, considerando que hay marcas que aún no aterrizan al país.

Sin embargo, muchas grandes compañías han decidido apostar el Chile y otras tantas lo tienen en la mira. Muestra de ello, es que este año llegaron las afamadas marcas Bentley y Lamborgini.

Es así como Chile se posiciona como líder en Latinoamérica, ya que además de contar con estabilidad económica, una conveniente política arancelaria y una demanda activa, los representantes nacionales están realizando importantes inversiones en ampliar los showrooms, brindando experiencias integradas y de alta calidad de servicio, afirman desde la Asociación de Marcas de Lujo (AML).

Durante los últimos años, además, se ha desarrollado la infraestructura de los showrooms. Actualmente, se ofrecen espacios más amplios que vinculan las áreas de venta y post venta y cómodos estacionamientos, con estándares de arquitectura y diseño en plena sintonía con las centrales de estas marcas.

Dentro de este punto es importante la atención altamente personalizada, con vendedores empáticos y muy capacitados, y un servicio post venta de gran nivel, con el mismo standard de calidad que en los países de origen.

Además, cuentan con gran dedicación en los diversos procesos asociados a la mantención, cuidado y soluciones facilitadoras, como traslado del vehículo para hacer las mantenciones, clases personalizadas del uso de las prestaciones, y clubes de fidelización donde los amantes de estas marcas se reúnen para compartir y vivir juntos experiencias inolvidables.
Todos estos puntos son los primeros indicadores de que este mercado está en pleno desarrollo.

En el estudio de AML se aprecia que una de las tendencias que busca el consumidor es la personalización del vehículo, servicio que entregan también todas las marcas que integran la Asociación, donde se puede elegir la combinación de cueros, colores y equipamiento interior, logrando que cada consumidor tenga un auto único y a su medida.
 

>