Artículos

Los modernos usos de la bicicleta: se hace ejercicio, se puede respirar y se cultiva la libertad

Por Lifestyle/ Prensa Libre | 11 Noviembre, 2014 - 07:18
  • bicletas111.jpg

Inventada en 1817, el vehículo a tracción saltó al uso popular a mediados del siglo XX. Sin embargo, avanzado ya el siglo XXI, parece añorar sus raíces elitistas y de lujo.

Aparte de la dinámica un poco anónima de las "bicletas compartidas" existentes en ciudades tan disímiles como Amsterdam o Santiago, la postura personal de andar en bicleta, con modelos y estilo propios - y que hermana al hípster, al empresario hiperactivo o al burgués bohemio- al final se está imponiendo como una tarjeta de presentación.

Herms, una distribuidora de productos de lujo en Francia, acaba de presentar -por ejemplo- su bicicleta “Flaneur” con un valor cercano a los US$10.000. Con una apariencia clásica, su interior esconde puro diseño elegante: el esqueleto está hecho en fibra de carbono, cuenta con ocho velocidades y una cadena silenciosa que no ensucia, además que todos los puntos de contacto están recubiertos con cuero de novillo.

Si bien ha sido bien recibida por la cleintela habitual de la compañía, lo cierto es que también se aprecia un intenso interés entre los habituales fans de las bicicletas. Ellos son los que más aprecian los detalles novedosos.

El director general de la marca, Franois Doré, subraya que se buscó afirmar la visión del ciclismo "como medio de locomoción fetiche del ciudadano moderno”. La bicicleta tiene también una versión más deportiva.

En Italia, en tanto, la fábrica de lujo Milano se basó en el afamado diseñador local Pininfarina para concebir Fuoriserie, un modelo en acero cromado, equipado con un pequeño y elegante motor eléctrico en la rueda trasera, con cierta inspiración en un modelo icónico de automóvil creado en los años 30 por el citado creador.

El cuero trenzado del sillín y los sistemas de manilla se inspiran, precisamente, en el tapizado de aquel automóvil. El producto es -claramente- de edición limitada, pensado para ejecutivos modernos a quienes les moleste el pesado tráfico urbano.

Inventada por el barón alemán Karl von Drais en 1817, la bicicleta -conocida también como el caballo del dandi- saltó al uso popular a mediados del siglo XX. Sin embargo, avanzado ya el siglo XXI, el vehículo a tracción parece añorar sus raíces elitistas a base de marcas sofisticadas: Mercedes Benz, Porsche, Maserati, Lamborghini y Ferrari. Todas tienen su aventura en dos ruedas de alta gama.

Se trata de una tendencia que está dando frutos en varios ámbitos. Son varios quienes, por ejemplo, abren talleres, tiendas y servicios relacionados con la bicicleta, bajo formatos y estructuras que van más allá de los típicos lugares desordenados y con olor a goma o grasa.

Y es que existe consenso en que con la bicicleta, la gente recupera la independencia que tenía con el automóvil sin los inconvenientes del tráfico: se hace ejercicio, se puede respirar y se cultiva la libertad. Nada malo para los tiempso que se viven

>