Artículos

Los tradicionales productos BIC profundizan la vía del ecodiseño

Por LifeStyle | 26 Mayo, 2015 - 09:35
  • bic1.jpg

Mientras se venden millones de sus productos en el mundo, la marca dice que usa materiales renovables y reciclados, reduciendo también el uso energético en sus siete fábricas.

Con 42 millones de unidades de lápices, encendedores y afeitadoras vendidas diariamente, la marca BIC forma parte de la vida diaria de manera casi imperceptible de las personas en 160 países. Por ello, en su reciente Reporte de Sustentabilidad 2014 la compañía dice profundizar el ecodiseño.

De manera práctica, eso significa que BIC asegura que cada vez más minimiza el uso de materias primas en la fabricación de sus productos, utilizando materiales alternativos tanto de origen vegetal (renovables) como reciclados, desarrollando -además- productis recargables.

Hace poco más de un siglo que el francés Marcel Bich pudo concretar uno de sus máximas aspiraciones: un lápiz portátil. El clásico BIC hoy es, básicamente, el mismo que diseñó su fundador, sólo que con varias innovaciones en el cuerpo.

Por ejemplo, para que la bolilla que distribuye la tinta sea una esfera exacta, se requiere un proceso que implica un disco de casi un metro de diámetro que va perfilando la redondez de cada una de ellas. Si sólo una no cumple el requisito, el sistema la regresa al comienzo del proceso hasta que salga cien por ciento esférica.

La hoja de afeitar, en tanto, es uno de los artículos manufacturados más precisos de la industria, semejante al más pequeño transistor de celular o laptop, hecho -además- en medio de una cadena productiva que corre a 50 kilómetros por hora.

“Marcel Bich era un ingeniero inventivo y pragmático, lo central de su búsqueda es solucionar un problema real, siendo esencialmente funcional. Generó un aporte a la vida cotidiana, con el máximo de confiabilidad y alcance, es decir, a la simplicidad de uso, insistió en una distribución masiva, a un valor económico accesible en el precio”, explica Vicente Parachini, gerente general de la marca en Chile.

De allí es que, explican en la marca, el impulso ahora es profundizar las innovaciones en torno a productos livianos, de larga duración y elaborados a partir de las materias primas justas. "Todo eso nos permite aportar al desarrollo sustentable", subraya Parachini.

En ese sentido, el tradicional lápiz BIC -por ejemplo- hoy es 12% más liviano que en su primera versión. Las afeitadoras, tanto masculinas como femeninas, muestran una reducción cercana al 20% en cuanto al uso del plástico.

En todos los productos la tendencia es al uso recargable, extendiendo con ello la vida útil. Todo eso se suma a que la compañía dice que ha reducido en un 30% el uso energético en sus siete plantas en el mundo.

 

>