Artículos

Margaret Atwood: la venganza es un plato que se sirve frío

Por Fausto Ponce/ El Economista.com.mx | 9 Febrero, 2018 - 14:22
  • margaret_atwood_2015.jpg

La edición electrónica y en español de esta obra de la autora de origen canadiense es una versión revisitada de La tempestad de William Shakespeare.

Recién publicada en español y en formato electrónico, La semilla de la bruja de Margaret Atwood (editorial Lumen), es una fascinante historia cargada de traición y venganza, inspirada en La tempestad de Shakespeare. De hecho, la novela forma parte de un proyecto llamado Hogarth Shakespeare, donde diversos autores fueron invitados a reescribir una historia del dramaturgo inglés.

La versión de Atwood no le pide nada a la original, y no sólo eso: la novela posee la fuerza shakespeariana de las pasiones humanas y sus vicios; y al mismo tiempo, sin perder el estilo que caracteriza a Atwood.

La historia gira en torno a Félix, el director artístico de un festival teatral en Canadá, quien es despedido de manera maquiavélica por un colega suyo llamado Tony. La cuestión es que Félix, padre soltero, acaba de perder también a su hija Miranda y en consecuencia se ha volcado en cuerpo y alma al montaje de La tempestad de William Shakespeare. Sin embargo, Tony hace lo necesario para removerlo del cargo y cancelar la producción, con la complicidad del ministro de cultura en turno, un tal Sal O’Nally.

Lleno de ira y rencor, Félix esperará 12 años para construir su venganza, la cual consistirá en montar La tempestad con una compañía de teatro penitenciario. Por supuesto, buscará la manera de enredar a sus enemigos en este proceso creativo, al tiempo que lidia con el fantasma de su hija.

Los lectores shakespearianos la disfrutarán. Y no es necesario conocer nada del dramaturgo inglés para poder hacerlo: la historia es profundamente dolorosa, pero está cargada de una buena dosis de humor, que de manera ingeniosa ayuda a diluir la tragedia interna que vive Félix; con cuya causa nos identificamos por momentos e incluso nos genera compasión, aunque a veces resulta despreciable.

Margaret Atwood (1939), es una de las escritoras más importantes en lengua anglosajona. De origen canadiense, la autora ha cobrado mucha popularidad en los últimos meses gracias a que la serie de televisión The Handmaid’s Tail (El cuento de la criada), inspirada en la novela homónima de Atwood, ganó como Mejor serie en los Globos de Oro y en los Emmy.

La serie se desarrolla en un futuro distópico, donde Estados Unidos se ha convertido en un régimen autoritario llamado Gilead, un estado donde la libertad de las mujeres ha sido brutalmente reducida: No pueden participar en las decisiones políticas ni poseen la libertad para trabajar en lo que ellas deseen; de hecho, sólo pueden fungir como cocineras, amas de casa, esposas o como una handmaid, término que se refiere a una sirvienta-amante, cuyo propósito es ayudar a concepción, en caso de que una esposa no pueda concebir.

Por mucho tiempo, Atwood ha sido considerada una abanderada del feminismo, sin embargo, las cosas dieron un giro a mediados de enero pasado cuando la escritora manifestó su preocupación en el portal Globe and Mail, con respecto al movimiento #MeToo en Hollywood. Asegura que el movimiento es un síntoma de que el sistema de justicia no está funcionando; sin embargo, ve con preocupación que se use internet como un medio para hacer justicia, ya que esto podría devenir en una cultura de linchamiento donde sólo basta con acusar a alguien para condenarlo, sin llevar el debido proceso judicial, situación que ocurrió durante la revolución francesa, la purga estalinista, la revolución iraní o incluso durante la dictadura argentina.

“El movimiento #MeToo puede ser una herramienta o un arma” —dijo la escritora en una entrevista a la BBC el 5 de febrero—. “Es peligroso otorgar infalibilidad a cualquier grupo sean hombres, Papas o mujeres”.

Dentro de los libros más famosos de Atwood encontramos El cuento de la criada, El asesino ciego, Penélope y las doce criadas, Alias Grace y La mujer comestible, entre otros.

>