Artículos

Matthew McConaughey, el talento que se hacía esperar

Por Alicia García de Francisco | 3 Abril, 2014 - 09:33
  • McConaughey.1.jpg

Tras unos comienzos prometedores, el actor se estancó en películas románticas sin mayor profundidad. Y, cuando ya nadie lo esperaba, su talento explotó en "Magic Mike", "Mud" y "Dallas buyers club", con la que logró, con 44 años, su primer Óscar, mientras demuestra en la serie "True Detective" que no sólo es guapo y sexy.

Ha tenido que perder veinte kilos y aparecer con un aspecto demacrado que le aleja de sus títulos de hombre sexy para que el texano Matthew McConaughey lograra el aplauso unánime de la crítica y el reconocimiento de la Academia de Hollywood.

A los 44 años, con más de dos décadas de experiencia, no sólo recibió la primera nominación a un Óscar, sino que también se lo adjudicó. Para quienes han seguido la carrera del actor, lo ocurrido sólo corresponde al talento que se le intuía desde sus primeros trabajos, sobre todo cuando despuntó en "A time to kill". Era 1996 y en sus primeros años de carrera solo había participado en filmes menores. La oportunidad llegó con una película basada en un intenso "best seller" de John Grisham, dirigida por Joel Schumacher y con un reparto de altura, en el que estaban Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Donald y Kiefer Sutherland y Sandra Bullock, con la que comenzaría una relación de dos años.

El papel del corajudo abogado que enfrenta al Ku Klux Klan por defender a un hombre negro que ha matado a los dos violadores de su hija, le llegó de rebote. Se barajaron varios nombres previos, Brad Pitt entre otros, pero la deslumbrante actuación de McConaughey se vio como el primer escalón de una carrera fulgurante. Recibió el premio de los críticos de Chicago al actor más prometedor y era el intérprete de moda. Sin embargo, se perdió en una pléyade confuso de filmes conocidos, pero muy variados. "Lone star", de John Sayles; "Contact", de Robert Zemeckis junto a Jodie Foster; y "Amistad", de Steven Spielberg, entre otros, no terminaron por cuajar la carrera de McConaughey. A eso se agrega que, definitivamente, perdió el rumbo.

En 1999 fue detenido en Austin por provocar disturbios y por posesión de cannabis. Luego de eso, optó por lo fácil: comedias románticas destinadas al gran público. "The wedding planner" (2001) fue la primera, junto a Jennifer López. Y aunque ella no cayó rendida a sus encantos, sí lo hizo su siguiente compañera, Kate Hudson, con la que protagonizó "How to lose a guy in 10 days" (2003) y con la que repetiría en "Fool's gold" (2008). Luego mantendría una relación durante casi dos años con la española Penélope Cruz, con la que empezó a salir tras coincidir en "Sahara" (2005).

De aquella época, y de su origen texano, le queda al actor un español que chapurrea con gracia y con un encanto que contribuyó a que fuera declarado en 2005 el hombre vivo “más sexy”, según la revista People.

Todo se prestaba para que siguiera navegando en aguas cómodas, las comedias ligeras se sucedieron: "Failure to launch" con Sarah Jessica Parker (2006) y "Ghosts of girlfriend's past" con Jennifer Gardner (2009). Intentó también con un thriller ("Two for the money", 2005). Pero fue un abogado el que lo volvió a enrielar. En "The Lincoln lawyer" (2011) se volvió a poner el traje de profesional del derecho, cuya principal gracia era que su oficina la tenía en su auto. En el filme comenzó a mostrar rasgos perdidos, principalmente un fuerte carácter. Luego vino "Killer Joe", dirigida por William Friedkin, en el que sorprendió en el Festival de Venecia con un papel en el que nadie le hubiera imaginado. Un policía corrupto y asesino a sueldo sin escrúpulos ni moral. Lo que a ojos de todo era tiempo perdido, en realidad era una procesión que se llevaba por dentro.

McConaughey se afirmó de todas sus películas para madurar. Luego de ese período asoman "The paperboy", junto a Nicole Kidman; "Magic Mike", en la que interpretaba al dueño de un club de strippers y, sobre todo, "Mud", demostraron al buen actor que había bajo una buena apariencia física. Para muchos, esa fase de maduración también se apoya en su vida personal. Logró la estabilidad junto a la brasileña Camila Alves, con quien comenzó un romance en al año 2006 para casarse seis años después. A la fecha el matrimonio ha dado tres hijos.

Si aún quedaba alguna duda sobre su talante actoral, comenzó 2014 con una brevísima pero impresionante colaboración en "The wolf of Wall Street", donde da toda una lección de cómo sorprender en apenas tres minutos. A todo ello suma el éxito de la serie "True detective", del canal HBO, por el que ha recibido todo las más entusiastas críticas elogiosas. Todo decantó con lógica en su descollante papel protagonista en "Dallas buyers club", que le ha hecho conseguir un Globo de Oro y su primer Óscar. Sin dudarlo, para dotar de mayor credibilidad a su personaje, adelgazó veinte kilos a base de una dieta espartana y que le sirvió para construir a un homofóbico cowboy enfermo de sida en Dallas durante el año 1985, una historia –para más señas- real.

>