Artículos

"Petit Común", el nuevo sello infantil de "La Editorial Común" del historietista argentino Liniers

Por Télam / Lifestyle | 27 Abril, 2015 - 08:44
  • liniers_editorial_comun.jpg

Este sello cobró forma hace un año, luego de que un dibujo de Liniers fuera portada del New Yorker, que el dibujante fuera nominado a los Eisner, el galardón más importante del mundo del cómic, y que "La Editorial Común" cocreada con Erhart del Campo en 2008 contara por primera vez con su propio stand en la Feria del Libro de Buenos Aires.

La fascinación por "esa especie de honestidad brutal que es la infancia" y la intensión de "prender un cartucho de dinamita a la imaginación" son parte de los objetivos de "Petit Común", el nuevo sello infantil de "La editorial Común" creada por el reconocido historietista argentino Ricardo Siri, más conocido como Liniers, y su esposa Angélica Erhart del Campo, que se presentó en sociedad en la Feria del Libro de Buenos Aires.

"La historieta para adultos tuvo una especie de boom en los últimos años, con un gran desarrollo del lenguaje y esa forma narrativa tan simpática que tanto nos gusta, pero se salió del mundo de los niños", por eso, entre otras cosas, surgió "Petit Común", dice a Télam Liniers.

Este sello cobró forma hace un año, luego de que un dibujo de Liniers fuera portada del New Yorker, que el dibujante fuera nominado a los Eisner, el galardón más importante del mundo del cómic, y que "La Editorial Común" cocreada con Erhart del Campo en 2008 contara por primera vez con su propio stand en la Feria del Libro de Buenos Aires.

"Uno trata de construir sobre lo que fue armando. Ahora que lo decís fue un buen año el 2014", reflexiona sobre el proyecto que se formalizó tras la publicación en Estados Unidos de "Los sábados son como un gran globo rojo", la obra nominada al "Eisner", inspirada en las travesuras de sus hijas y su gusto compartido por los días de lluvia.

"The big wet baloon", con ese título fue publicado en el norte, es uno de los libros que este año los lectores encontrarán en el stand 1710 del Pabellón Amarillo de La Rural, adonde Liniers hizo varias presentaciones: una es la de Petit común, el domingo a las 20 en la sala Alfonsina Storni; y otra está prevista para el 1 de mayo a las 17 en la sala Haroldo Conti, donde hablará de arte y viñetas junto a Patricia Breccia y Fernando Sendra entre otros.

"Los libros que se leen de chico se vuelven parte de tu vida de una manera muy diferente a las cosas que descubrís de grande, ya sea 'Mafalda' o 'El principito'", y esa experiencia es otra de las cuestiones que el dibujante plantea rescatar porque "esos volúmenes que a veces la gente subestima son los que soportarán a Cortázar, a Borges, a Bolaño.... la base de la pirámide de los libros que uno leerá de grande", destaca.

Para Liniers, "cuando sos chico es como el rato que más sos vos. Después te educan y si naciste en un lado o en otro serás de una u otra manera, te irá moldeando la experiencia, pero cuando tenés dos o tres años sos 100% vos, lo veo en mis hijas Matilda, Clementina y Emma".

"De chicos no existe la vergüenza, algo que se aprende de grande. Si pongo a Emma sobre el escenario del Luna Park estaría feliz, y si la subo es vestida de abeja mejor. Me resulta fascinante esa especie de honestidad brutal de la infancia y siempre intento prender un cartucho de dinamita a la imaginación", postula.

"Estos libros no buscan ser pedagógicos, sus personajes te enseñan a 'portarte mal', a cuestionar a tus padres, como Mafalda, Tom Swayer o 'Mamarracho', una publicación con muchas páginas en blanco en las que Olga y el gato Fellini -personajes de su tira 'Macanudo'- le dan a los más chicos excusas para dibujar lo que quieran", bromea.

Es más, "en una de las páginas la pregunta es '¿te animás a dibujar algo que haga enojar a tus papás? El arte, al final de todo, tiene que servir para hacer enojar a tus viejos", se divierte Liniers.

El nuevo sello sumó a sus publicaciones "'Las aventuras de Pi-Pío', una historieta de García Ferré (1929-2013) que salió entre el 52 y el 60 en la revista Billiken y en los 70 en Anteojito, pero era imposible de seguir porque se publicaba una sola página por semana", cuenta el ilustrador que con ese lanzamiento concede haber presentado un dispositivo de lectura, que permite seguir la trama de principio a fin sin interrupciones.

"Con esas páginas que nunca se habían reunido armamos un libro que es un placer -en colaboración con García Ferré y el artista Pablo Sapia que había coleccionado todos los números de la Billiken-; rearmamos una historieta que estuvo en tantas infancias y que no nos acordamos que queríamos leer hasta que la vemos de nuevo", sintetiza el dibujante.

Mientras que "En el bosque", seis cuentos de hadas de los hermanos Grimm adaptados por Liniers, Power Paola, Decur, María Elina Méndez, Pablo Cabrera y Federico Pazos, es una de las primeras apuestas para primeros lectores de Petit Común.

Habrá otros, "En la ciudad" y "En el mar", promete el historietista y editor, "la idea es que los chicos lleguen fácilmente al final ayudados por las mayúsculas, las palabras simples y el humor, porque cuando terminan un libro sienten que treparon una montaña; lo veo en mis hijas por cómo me cuentan que pasó esto o aquello cuando terminan un cuento".

También para primeros lectores está "Escrito y dibujado por Enriqueta": "Es ella escribiendo un cuento", resume Liniers sobre la publicación que protagoniza la nena que surgió como un bocetito por 2003, "sin saber muy bien qué era", pero que con el tiempo empezó a encariñarse hasta que la identificó como su puente a su infancia, y que ya lleva 13 años animando "Macanudo" que publica el diario Nación.

"Con Enriqueta no intenté hacer lo de Quino con Mafalda, porque eso ya es el gol de los ingleses En vez de un grupo de amigos reflexionando sobre problemas sociales la usé para hacer memoria sobre lo que me pasaba de chico, un momento en el cual no manejás absolutamente nada y no es todo mágico. Recuerdo mi primer día de clases como algo totalmente angustiante, y el segundo y el tercero y el cuarto", repasa.

"Me gusta hacer memoria y no subestimar a los lectores infantiles, no tomarlos por idiotas ni consumistas. Hay un documental muy lindo del dibujante norteamericano Maurice Sendak (1928-2012) -autor de 'Donde viven los monstruos' -, que rescata la idea de que mientras les digas la verdad, no hay ningún problema en contarles a los chicos la experiencia de estar vivo", grafica.

"En 'Lo que hay antes de que haya algo', por ejemplo, traté de acordarme de una cosa que me pasaba cando mis viejos apagaban la luz para ir a dormir: sentía que desaparecía el techo y que bajaba un tigre, no sé por qué. Pero armé un libro con esa experiencia -que publicó Pequeño Editor-, una ficción en torno a una verdad personal", concluye.

>