Artículos

¿Por qué no veo bien? Aprenda a distinguir los tres males más comunes de la visión

Por LaNacion.cl | 18 Agosto, 2016 - 12:19
  • exels-photo-58020.jpeg

La mayoría de las personas presenta algún vicio de refracción, que debe ser diagnosticado y tratado por especialistas.

Algunas personas intuyen que tienen problemas a la vista, porque no ven bien a corta o larga distancia, pero no le asignan mayor importancia. Ni siquiera se dan un tiempo para visitar al oftalmólogo.
 
Los especialistas precisan que el astigmatismo, la miopía y la hipermetropía son defectos de refracción del ojo en las que, por mal funcionamiento óptico, éste no es capaz de proporcionar una buena imagen.
 
Paola Dorta, oftalmóloga de Clínica Vespucio, dice que el ojo es similar a una cámara fotográfica: tiene lentes y una película fotosensible que permite la creación de la imagen. En el caso del ojo, los lentes son la córnea y el cristalino, mientras que la película fotosensible es la retina.
 
“Para que una persona  pueda ver nítidamente se requiere de un equilibrio entre estos lentes, la longitud del ojo y el estado de salud de la retina; cuando se tiene este equilibrio,  la persona mantiene una condición oftalmológica ideal”, explica.
 
- Miopía: las personas que padecen este mal –indica- tienen un ojo con mucho aumento. “Se trata de un defecto que produce una visión borrosa de los objetos lejanos. Estos pacientes ven más nítido las cosas que se encuentran a una distancia menor a cinco metros”, asegura.
 
- Astigmatismo: se produce cuando la córnea, que es la capa externa y transparente del ojo, no presenta la misma curvatura en todas sus zonas. La persona no ve nítido ni de lejos ni de cerca. “En estos pacientes, la visión generalmente es peor en la noche, por ejemplo, ven las luces con halo, es decir, con un círculo luminoso”, indica la oftalmóloga.
 
- Hipermetropía: quienes lo sufren deben entrecerrar los ojos para ver los objetos cercanos. “Leer, escribir o trabajar frente a un computador, además de dibujar durante períodos prolongados, puede causar fatiga ocular y dolor de cabeza en estos pacientes”, agrega.
 
“La mayoría de nosotros presenta algún grado de uno de estos vicios de refracción, sin embargo no todos requieren tratamiento. Es fundamental la evaluación preventiva en los niños pues si estos presentan defectos severos y no son corregidos a tiempo, pueden afectar la visión en la adultez”, completa.
>