Artículos

¿Presumes de tu buen olfato? Podrías tener más posibilidades de subir de peso

Por El Espectador | 7 Julio, 2017 - 12:15
  • womens-2346309_1280.jpg

Científicos de la Universidad de Berkeley aseguran que oler la comida también puede ser perjudicial.

Para descubrir la posible influencia del olor de la comida en la acumulación de grasas, Andrew Dillin y Céline Riera, los investigadores principales, utilizaron terapia genética con el fin de anular las terminaciones nerviosas de un grupo de ratones que ya sufría de obesidad, privándoles del sentido del olfato durante tres semanas.

En el mismo periodo de tiempo, pusieron la misma dieta a un grupo de ratones criados para tener un sentido de olfato superior, el resultado fue que este último grupo de animales ganaba mucho más peso (10%  más de grasa) que sus compañeros que tenían un olfato menos desarrollado. Al menos así lo publican en la revista Cell Metabolism.

Ahora, los científicos aseguran que estos resultados muestran cómo el olfato sí influye en el aumento de peso de los humanos, pues llevan a una conexión que existe entre el sistema olfativo y las regiones del cerebro que regula el metabolismo, en particular el hipotálamo. De igual manera, afirman que ratones y humanos son más sensibles a oler cuando están hambrientos que cuando han comido, así que quizás la falta del olfato burle al cuerpo pensando que ya ha comido.

Entonces, aquellas personas que pierden el sentido del olfato por la edad, lesiones o enfermedades como el Parkinson a menudo se tornan anoréxicos, pero no se sabe la razón dado que la pérdida del placer de comer también conduce a la depresión, que a la vez lleva a la pérdida del apetito.

“Este paper es uno de los primeros estudios que muestran en verdad que si manipulamos los impulsos olfativos, podemos alterar realmente cómo percibe el cerebro el balance energético y cómo lo regula”, explicó Céline Riera, antiguo investigador de UC Berkeley , hoy en Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles.

Dillin y Riera aclaran que, aunque el estudio puede ser una medida para ayudar a personas con sobrepeso, todavía es muy pronto para tomar medidas al respecto, pues solo hicieron la prueba en ratones.