Artículos

Tipo de cambio afecta el desarrollo del cine digital en Venezuela

Por El Mundo | 24 Agosto, 2014 - 10:32
  • cine_butacas.jpg

Uno de los principales obstáculos de la digitalización del cine en el país es el acceso a las divisas. Distribuidores independientes subrayan que la transferencia tecnológica debe llegar "para todos".

El cine digital es un camino sin retorno. No es un secreto que los principales estudios han decidido desechar las copias en 35 mm y comenzar a replicar sus películas en las nuevas tecnologías, mucho más económicas. Las principales casas distribuidoras como Kodak, Fuji y Agfa, han dejado de producir celuloide adaptándose a la tendencia.

El año pasado, el anterior presidente de La Villa del Cine, José Antonio Varela, aseguraba que en 2014 se impulsaría el proceso de digitalización.

En Venezuela existe la intención y la disposición de adecuarse a esta nueva era. El problema, como en una larga lista de sectores en el país, son las divisas. Alrededor de US$30 millones es la cifra que se necesita para hacer la transferencia definitiva al mundo digital en el país latinoamerica. Hasta el momento, solo un 30% del total de 461 salas cinematográficas se han equipado con la nueva tecnología, según explica Abdel Güerere, presidente de la Asociación Venezolana de Exhibidores de Películas (Avep).

“Hasta ahora se ha avanzado mucho. No es fácil, porque no se trata solo de la compra de proyectores, están todos los equipos periféricos al servidor, como el pedestal del procesador de audio digital, las pantallas de alta ganancia, ampliación de las cabinas de proyección, el tema del aire acondicionado. Hay que tomar en cuenta no sólo a los grandes exhibidores, sino atender a los cines independientes, que agrupan a más de 100 salas”, asegura Güerere, quien prefiere resaltar los logros que se han alcanzado antes que los problemas.

Sin embargo, resulta evidente que el principal obstáculo que ha tenido el sector es el acceso a las divisas. A principios de año finalmente se logró la aprobación de recursos por parte del Estado para la adquisición de nuevos equipos. Pero el romance entre los exhibidores y el Centro de Comercio Exterior (anterior Cadivi ) se tambaleó con la llegada de los nuevos tipos de cambio y del dólar Sicad 2. La aprobación de las divisas se ha complicado y se está negociando que la transferencia tecnológica pueda adquirirse al Sicad 1, de 11 bolívares por dólar.

José Pisano, representante de la distribuidora Blancica, asegura que existe una preocupación de los exhibidores independientes en este proceso de transferencia tecnológica. “La idea es que se empuje a todo el sector, que se logren digitalizar la mayor cantidad de salas este año. Todo depende de la aprobación de las divisas y del tipo de cambio que se logre”.

Para noviembre del año pasado, Pisano indicaba que la situación cambiaria del país afectaba “la importación de películas extranjeras, que llegan por canales de distribución distintos”.

La mayoría de estas cintas ya no se copian en 35 mm y es imperioso la digitalización para su exhibición.

Se desconoce la cifra exacta de la cantidad de salas que faltan por digitalizarse. Es un secreto entre los exhibidores. Güerere se excusa de no tener el número a la mano. Los representantes de los circuitos Cinex y Cines Unidos no quisieron dar declaraciones sobre el tema. Prefieren mantenerse herméticos para no enredar las conversaciones con los operadores cambiarios.

Varias fuentes del sector cinematográfico indicaron que se han adelantado negociaciones con representantes del Gabinete económico encabezado por el ministro Rafael Ramírez. La idea es lograr que se aprueben divisas al dólar Sicad 1 para traer los próximos equipos a Venezuela, y que no pase como en el caso de los cines Trasnocho, que cuando llegaron a la aduana el Seniat le cobró impuestos arancelarios a una divisa distinta a la que habían adquirido los equipos. Esto incrementó en gran medida los costos de estos dos proyectores digitales.

Se supo que, a través del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) se logró la próxima aprobación de recursos a dólar Sicad 1 en los próximos meses. Se está negociando la exoneración de los impuestos para que los precios no se disparen, en beneficio de los exhibidores.

En el caso del circuito Cinex, se abrirán dos salas con la tecnología 4DX, sin importar los altos precios de las entradas, que actualmente se encuentra en 860 bolívares. En el centro comercial Paseo El Hatillo, estará ubicada una de estas dos salas, cuya tecnología ya se encuentra en aduana, a la espera de superar los procedimientos administrativos.

Cines Unidos también ha avanzado en la transferencia tecnológica. En Caracas, las salas de Millenium, Líder, Los Naranjos, Sambil y El Marqués ya se encuentran digitalizadas, y sólo quedan Galerías Ávila, Metrocenter y Paraíso.

El año pasado, el circuito había prometido la inauguración de varias salas con tecnología Imax (del inglés Image Maximum, Imagen Máxima), un sistema de proyección que competiría con el 4DX. Estas salas todavía no se han concretado.

El tema de la reconversión tecnológica continúa siendo un dolor de cabeza para Venezuela. Si bien en 2013 alcanzaba el 11% de digitalización y este año llegó a 30%, todavía no es suficiente.

 

>