Artículos

Viña Matetic lanza espumante en nuevo restaurante Equilibrio

Por LifeStyle | 6 Diciembre, 2017 - 11:18
  • mat4.jpg

El Coastal Brut es el primer producto biodinámico de su categoría producido en clima frío, específicamente el valle de San Antonio, en la zona central de Chile.

El lanzamiento del espumante biodinámico Coastal Brut marcó la reapertura por parte de la viña chilena Matetic de su restaurante Equilibrio, ubicado a medio camino entre Santiago y Valparaíso.

El local, cerrado por meses tras un incendio, fue recientemente galardonado con el primer lugar en la Guía 100 de La Cav en la categoría “Restaurante de Viñas en Chile”.

Elaborada por el chef Francisco Guzmán, la nueva carta "interpreta las raíces del lugar gracias a la utilización de productos locales y al perfecto maridaje logrado con sus vinos de alta calidad", señalaron desde la bodega.

Una de las propuestas del Equilibrio es un menú de cuatro tiempos maridados con vinos de la casa, compuesto por tiradito de atún con tártaro de ostiones a modo de entrada, mientras que como fondos la oferta es conchiglioni relleno de jaiba y champiñón, y cordero al syrah. Para el postre, cheesecake de queso de cabra. El paquete tiene un valor de $ 42.000, alrededor de US$ 65.

Otras sugerencias son ceviche del chef; ostión grillado con apio palta; confit de pato en salsa de arándanos y quinua con vegetales asados; tomahawk con papas asadas al romero y cebollas confitadas al pinot noir; garrón de cordero estofado al syrah con pastelera de choclos, y asado de tira criollo con papardelle en crema de ají amarillo.

Todos los platos tienen valores que van entre $ 8.900 y $ 16.900, es decir, un rango de entre US$ 14 y US$ 27, aproximadamente.

El primer biodinámico

El Coastal Brut de la viña Matetic destaca por ser el primer espumante de clima frío, producido en el valle de San Antonio. Según la propia descripción de la compañía, es un vino con un tono “amarillo pálido y reflejos dorados, de gran transparencia y limpidez. Ofrece pequeñas y finas burbujas que ascienden con gran persistencia”.

Compuesto por cepas de Chardonnay y Pinot Noir, fue elaborado utilizando el método tradicional de vinificación, la fermentación en botella con una guarda de 24 meses en sus lías y con una producción anual de sólo 1.500 botellas.

“En nariz es muy expresivo y muestra el terroir a través de muchos matices: elegantes notas florales, a frutos blancos, como peras y durazno. En boca posee un gran balance entre una fresca acidez y las notas cremosas producto de la guarda sobre las lías”, agrega.

La directora de Marketing de la firma, Claudia Martínez, destaca que la totalidad de las 160 hectáreas de la productora se encuentran certificadas como biodinámicas desde principios de la década, la cual se complementa con su carácter orgánico, adoptado desde su apertura a principios de la década de los 90.

“El biodinamismo es un concepto desarrollado por el filósofo austríaco Rudolf Steiner, basado en la observación ancestral, cuyas actividades agrícolas eran orientadas por los astros y los ciclos de la naturaleza. También considera el campo como un ecosistema cerrado, autosustentable, es decir, se vuelve al concepto de la granja”, explicó.

>