Reseña

BMW X4 xDrive 30d, ciñiéndose al mercado

Por Fernando A. Marqués |  2 Enero, 2015 - 08:02
  • 49319_6.jpg

BMW ha ampliado la arquitectura de su poderoso X6 a otro segmento de mercado, el inferior, el compacto, de modo que con este nuevo X4 se ciñe mejor a un mercado cuyos compradores, especialmente los europeos, han tenido que bajar peldaños aspiracionales por efectos de la crisis para llegar a un SUV deportivo.

El BMW X6 ejerce una gran atracción entre los seguidores de la marca, pero no todos llegan a un presupuesto tan elevado o descartan su compra por la limitada funcionalidad de este todocamino coupé, únicamente configurado para cuatro pasajeros.

No obstante, el X6 es un éxito comercial que parece va a ser replicado por este nuevo X4, hasta el punto de que las marcas del mercado de gama alta ya tiene anunciados modelos con este corte de carrocería en segmento del X6 y en el compacto del X4, un modelo para el que BMW ha utilizado la base del X3, de la misma forma que para el X6 la base ha sido el X5.

El diferencial aportado por el nuevo X4 es la funcionalidad y un poco más de discreción visual, porque el X6 resulta puede parecer estéticamente muy agresivo, frente a un X4 menos voluminoso y mejor adaptado a un espectro de clientes más amplio.

La segunda fila de asientos marca diferencia entre uno y otro. En el X4 pueden viajar tres personas y únicamente pierde 50 litros de capacidad en el maletero respecto al X3, quedando en 500 litros, más que aceptable para tratarse de un SUV compacto.

El nuevo X4, que llega al catálogo de BM 15 años después de iniciar la marca la familia X, cuenta con una amplia gama que empieza en la versión diesel 20d de 190 caballos y termina en la también diesel 635d de 313 caballos.

En el medio se ubican otras cuatro posibilidades (3 de gasolina), entre las que se encuentra la protagonista de prueba, la 30d, con los 258 caballos de potencia entregados por el eficiente seis cilindros en línea de la marca, que BMW no deja de mejorar, hasta dar en este caso un consumo medio real que se sitúa en el entorno de los 7 litros (el homologado son 5,9 litros).

Este bajo consumo es consecuencia del conjunto de medidas EfficientDynamics, que al margen de las empleadas en el diseño del motor contienen la función Auto Start Stop, la propulsión por inercia (en combinación con la transmisión automática de 8 velocidades), o el sistema de recuperación de la energía de frenado Brake Energy Regeneration.

Si se quiere un poco menos de consumo, se puede optar por el uso de neumáticos de baja resistencia de rodadura, que logran reducir en 7 g/km adicionales las emisiones de CO2.

Pero antes de entrar en los detalles dinámicos del motor, del bastidor y de la conjunción de ambos, merece la pena detenerse en la arquitectura exterior, que es la que marca diferencias con el X3, de longitud similar y 30 centímetros menos que un X6.

El primer tercio delantero apenas se diferencia del X3, salvo por la grandes entradas de aire en los extremos laterales en el faldón delantero y los marcados pliegues en este elemento frontal.

Pero es desde aquí que cambia, con una línea del techo alcanza su punto más elevado a la altura de la cabeza del conductor, para desde ahí seguir con una pronunciada caída hacia el muro trasero, del mismo modelo que lo hacen las berlinas de corte coupé.

La silueta final ofrece una altura respecto al X3 que es 3,6 centímetros más baja, lo cual no tiene gran incidencia en el espacio disponible en la cabina, porque, en el caso del puesto de conducción y copiloto, la ingeniería de la marca ha actuado bajando 20 milímetros el anclaje de los asientos, que es de 28 milímetros en el caso de la bancada trasera.

En la parte trasera se pueden acomodar tres viajeros sin que la caída de la línea del techo impida el alojamiento de adultos de gran talla

Ubicados en el interior, los pasajeros disponen de una amplia visión del exterior, al contrario de lo que ocurre en el X6, que desde la parte trasera la elevada línea de cintura limita la perspectiva, de la misma forma que el conducto tiene poco control de lo que ocurre en el exterior por la elevación de la parte trasera, salvo que recurra a las cámaras exteriores.

En el interior del X4 se puede jugar con una gran modularidad, ya que el respaldo posterior es abatible en una proporción de 40:20:40.

El diseño y distribución de espacios en el X4 no se sale de los cánones interiores de BMW, perfectamente reconocibles, de modo que no hay sorpresas. La marca juega con la combinación de colores, en algunas terminaciones para dar un poco de chispa a un ambiente que en un sólo color oscuro resulta demasiado serio.

El chasis del X4 dispone de una suspensión de reglaje deportivo y del sistema de tracción a las cuatro ruedas xDrive, que está combinado de serie con el control de prestaciones (Performance Control), con el que se distribuye la fuerza individualmente y de manera continua entre las ruedas del eje trasero.

Con este sistema se optimiza la capacidad de tracción, la maniobrabilidad y la precisión y estabilidad en recta a altas velocidades, y en combinación, también con la eficaz dirección variable de serie con ajustes deportivos.

El estado de funcionamiento del sistema xDrive se puede observar en la pantalla de control, en que la se representan con una representación gráfica tridimensional las inclinaciones lateral y longitudinal del vehículo.

El X4 es, con estos ajustes deportivos, manifiestamente mejor sobre asfalto que el X3. La dinámica del bastidor es claramente deportiva y admite velocidades de paso por curva similares a las que puede afrontar una berlina sin que se produzcan oscilaciones de la carrocería.

El hecho de que el X4 admita más velocidad en curva impone, por otra parte, una mayor vigilancia en las aproximaciones y, en concreto, en las fase de frenada. Hay que tener presente que son casi dos toneladas las que hay que detener y aún con unos frenos eficientes es mucho peso para hacerlo en los mismos metros que una berlina, habitualmente
mucho más ligera.

En línea recta, la rodadura es muy firme y silenciosa, un aspecto este ultimo en el que el fabricante mejora de generación en generación. Los aislantes y el trabajo realizado en las superficies acristaladas proporcionan ese punto de confort difícil de encontrar en el mercado, incluso entre sus oponentes de la gama alta.

Igualmente, el trabajo de insonorización para hacer casi desaparecer el ruido y la vibración del motor diesel de esta versión, el seis cilindros de 3.0 litros.

El motor apenas se siente. En frío, la fase en la que los diesel son estrepitosos, ya es prácticamente imperceptible. El motor sólo estará presente en las fuertes recuperaciones o en las que se pretende hacer la recuperación desde un régimen muy bajo.

El seis cilindros, guiado en este caso por la transmisión automática de 8 velocidades, ofrece la potencia de forma muy repartida y siempre disponible. Los 258 caballos disponibles y un par de 560 Nm son más que suficientes para resolver cualquier situación e incluso permitir una conducción extrema. La aceleración es brutal y sorprendente para un vehículo SUV, siempre más cercano a un todoterreno que un turismo de asfalto, a pesar de sus condiciones se adapten mejor a este escenario que a la tierra.

Fuera del asfalto, el X4 va a resolver las necesidades de la mayoría de los conductores de este modelo. Siempre que los obstáculos no sean complicados y el suelo no muy deslizante -calza neumáticos de asfalto- el X4 pasará, teniendo en cuenta que la suavidad en los gestos de condición son básicos para, incluso, ir más allá de las posibilidades teóricas del coche.

Este X4, por arquitectura y virtudes, no cuenta, por el momento, con un competidor definido en el segmento de los SUV compactos de alta gama, a la espera de una próxima llegada de algunas propuestas, entre ellas la firmada por Mercedes. El Range Rover podría considerarse un rival, pero en este caso ha de tenerse en cuenta que el límite de potencia en diesel para el británico son los 190 caballos, con lo cual de este sería rival únicamente la versión básica del BMW.

Características técnicas

Longitud 4,671 m.
Anchura 1,881 m.
Altura 1,624 m.
Distancia entre ejes 2,810 m.
Vía delantera 1,616 m.
Vía trasera 1,632 m.
Peso 1.730-1.805 kg
Capacidad depósito 67 l.
Capacidad maletero 500 a 1.400 l.
Coeficiente aerodinámico 0,33
Posición motor Delantero, transversal
Alimentación Inyección directa por Common Rail, TwinPower Turbo con geometría variable, inyección directa
Cilindros 6 en línea (24 válvulas)
Cilindrada 2.993 c.c.
Potencia máxima 258 CV a 4.000 rpm
Par máximo 560 Nm a 1.500 a 3.000 rpm
Transmisión Steptronic de 8 velocidades
Tracción A las cuatro ruedas
Velocidad máxima 234 km/h
Aceleración 0-100 5,8 seg.
Consumo medio 5,9 l.
Emisiones CO2 156 g/km
Impuesto de Matriculación 4,75 %
Dirección Asistida electromecánica de piñón y cremallera (EPS)
Diámetro de giro 10,6 m.
Frenos delanteros Discos autoventilados con pinza flotante de un pistón
Frenos traseros Discos autoventilados con pinza flotante de un pistón
Suspensión delantera Suspensión de doble articulación de acero ligero
Suspensión trasera Eje de cinco brazos, de acero ligero
Neumáticos 225/60 R 17 99V
Sistemas de estabilización DSC, que ABS y DTC (control dinámico de la tracción), asistencia de frenado en curvas CBC, control dinámico de los frenos DBC, función de secado de discos y pastillas, compensación de fading, asistente para arrancar cuesta
arriba. DSC y tracción total
Drive integrados en una misma red, asistencia de conducción cuesta abajo HDC, Performance
Control. Opcional: Vertical
Dynamic Control (VDC)
Medidas de serie de BMW EfficientDynamics Recuperación de la energía de frenado, dirección asistida electromecánica, función Auto
Start Stop, indicador del punto óptimo para el cambio de marchas (caja manual), modo
ECO PRO, utilización inteligente de materiales ligeros, grupos secundarios de activación únicamente si es necesario, bomba de aceite controlada por mapa característico, diferencial posterior con función de calentamiento óptimo, neumáticos de menor
resistencia de rodadura
Precio US$21.500

* Reportaje EFE

>