Reseña

"El mundo oculto de Sabrina": Una serie para Halloween pero no para todos

Por Francisca Rivas / BioBioChile.cl |  24 Octubre, 2018 - 12:42
  • el-mundo-oscuro-de-sabrina-750x400.jpg

La serie que revive el clásico de los años 90s viene cargada con temáticas oscuras y sin el humor de su predecesora.

En primer lugar, aclararé brevemente el punto por el cual muchos deben haber entrado a leer esta crítica de la nueva serie de Sabrina: no, Salem no habla. Tampoco es para nada cómico. Todo lo contrario: es completamente perturbador. Si quieres saber más, sigue leyendo.

Cuando uno escucha que El mundo oculto de Sabrina (o Chilling Adventures of Sabrina, en inglés) es un remake de Sabrina, la bruja adolescente, el querido show adolescente de los 90, rápidamente lo asocia con comedia y, por supuesto, con el sarcástico gato Salem, que se ha convertido actualmente en un gran meme en redes sociales.

Resulta que esa concepción está muy, pero muy alejada de la realidad: El mundo oculto de Sabrina es oscura. No se parece en nada al show noventero y, sin contar una que otra broma entre diálogos, no es una comedia. Lo único que toma prestado son los nombres de los protagonistas, pero estos personajes son totalmente diferentes a los que ya conocíamos. Así que no esperes toparte con Sabrina, la bruja adolescente.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

here kitty kitty.

Una publicación compartida por Chilling Adventures of Sabrina (@sabrinanetflix) el

 

En esta historia, Sabrina es una joven única porque es mestiza, pues su padre era brujo y su madre mortal, un tipo de relación que está terminantemente prohibida entre los hechiceros. La adolescente está a punto de cumplir 16 años y, cuando llegue su cumpleaños, tendrá que decidir si quiere realizar su Bautizo Oscuro para convertirse en una verdadera bruja, o si quiere ser una mortal común y corriente.

Unirse al mundo de los brujos tiene sus beneficios: vivirá por mucho más tiempo y además -por supuesto- tendrá magia. Pero también tiene un gran punto en contra: hacerlo significa ponerse al servicio de Satán, teniendo que obedecer lo que sea que él le ordene.

Sabrina está indecisa sobre qué es lo que realmente quiere hacer con su vida, mientras muchos brujos están empecinados en obligarla a cumplir con lo que creen que es su destino. Y con ese conflicto como premisa principal, comienza la serie.

Advertencias preliminares: esta serie no es para ti si…

Esta no es una serie para niños. Oficialmente tiene calificación para mayores de 16 años, aunque en lo personal opino que puede expandirse un poco hasta mayores de 13 años. Pero no lo recomendaría para menores de esa edad.

Esta producción se toma en serio el tema de las brujería y los demonios, y desarrolla toda su trama en torno a una sociedad de brujas y brujos llamada The Church of Night (La Iglesia de la Noche), una secta que alaba a Satán, que incluso tiene a su propio Sumo Sacerdote oscuro y está orgullosa de ser maligna.

Es más, la expresión “Alabado sea Satán”, que equivaldría a cuando los cristianos dicen “gracias a Dios”, es repetida con mucha frecuencia en los diálogos. A Satán lo llaman Dark Lord (el Señor Oscuro) y éste aparece dentro de la producción como un personaje más, es alguien real y tangible.

El Señor Oscuro -en palabras de los mismos personajes- se destaca porque acepta a todos como son, sin segregar entre “buenos” y “malos” y, sobre todo, sin reprimir a nadie. Según indican los brujos, él les da libertad para ser como quieran, aunque eso llega hasta cierto punto, porque igual deben obedecer sus órdenes. En tanto, a Dios lo acusan de ser el “Falso Dios”, el impostor que reprime y castiga a la gente.

Todo esto del “Señor Oscuro” y el “Falso Dios” es un gran tema a lo largo de la serie, por lo que tal vez no sea la producción más adecuada para quienes son muy religiosos. Esa es la segunda advertencia que doy.

La tercera advertencia es que hay mucha violencia gráfica. Cuando califico a esta secta de satánica, es en serio: se trata de una agrupación que hace sacrificios humanos y practica el canibalismo. Esto último es mostrado en pantalla, en primer plano.

Si no te sientes cómodo viendo canibalismo, puede que tampoco sea el show adecuado para que veas mientras almuerzas (o simplemente sáltate esas escenas…).

Lo mejor de El mundo de Sabrina

Lejos, lo mejor que tiene esta serie es la parte estética. Toda la ambientación de la serie es la encarnación precisa de Halloween y es simplemente hermosa (cuando no está todo cubierto de sangre).

Su escenografía retro se inspira en los 60 y 70, algo que puede tender a confundir, pues se supone que la historia se localiza en tiempo presente. Es como una mezcla entre vintage y moderno.

La ropa de los personajes, específicamente de las brujas y brujos, también es placenteramente bella y muy cuidada, un deleite de ver.

Sin exagerar, hasta la intro (opening) es cautivantemente estilosa, pues está creada en base a las ilustraciones del cómic en que se inspira la serie. De los 8 episodios que pude ver (de un total de 10 que forman la primera temporada), ni una sola vez apreté el botón de “saltar intro”. La vi 8 veces y no me aburrió.

Si has visto Riverdale, la serie juvenil de drama que se localiza en el mismo universo ficticio (la conexión queda clara con una mención en el primero capítulo), el tema estético no te sorprenderá, pues esa producción también se destaca por tener una ambientación y tonalidad muy cuidada. Y eso es lo único que tienen en común, por cierto.

Otro punto a favor es Sabrina misma. La actriz Kiernan Shipka entrega una muy buena interpretación, creando un personaje carismático y que agrada de inmediato al público, pero sin caer en el error de ser “perfecto”.

Y es que la bruja no es exactamente una heroína impecable. Durante la historia, se encuentra buscando su destino, por lo que camina por la delgada línea que separa el “bien” del “mal”, inclinándose hacia ambos lados según sea la ocasión. Su conflicto personal la convierte en alguien que puede generar cercanía con la audiencia.

Todo lo relativo a la brujería también está muy bien manejado a lo largo de la serie, en el sentido de que hay cosas que bajo otras circunstancias podrían parecer ridículas, pero aquí los actores se toman en serio sus papeles y eso hace que uno también los tome en serio.

Y lo peor

Creo que el punto más débil de El mundo oculto de Sabrina es su trama. Es interesante, pero se desarrolla con mucha lentitud y eso puede aburrir a algunos.

Para decirlo de forma simple: cae en el típico error de “este es sólo el comienzo, lo mejor está por venir… en la secuela”.

De los 8 episodios que vi, de un total de 10 que componen la primera temporada, la mayoría parecen una introducción a la historia, lo que me hace pensar que lo realmente interesante pasará en el segundo ciclo, que se estrenará en 2019.

En los primeros capítulos, los personajes secundarios -y en especial los amigos mortales de Sabrina- prácticamente no existen. No llegamos a saber casi nada sobre sus historias personales hasta alrededor de la mitad de la temporada, cuando el final ya se nos viene encima. Es decir, muy tarde.


Se ve que hay tramas secundarias que tienen potencial, pero la mayor parte del tiempo la producción se enfoca tanto en Sabrina y en su propio conflicto, que se nos olvida que hay más personajes. Incluso Harvey, el novio, parece poco interesante y no logré conectar con él hasta casi el final.

Algunos podrían suponer que es obvio que la serie se centre más en Sabrina, porque se llama El mundo oculto de Sabrina. El problema es que incluso su historia avanza muy lento. Hay varios puntos importantes de su vida que no se han explicado bien y que claramente necesitamos saber para entender la historia y las motivaciones tras algunos de los “villanos” de la joven.

Temo que si esos detalles no son abordados pronto, podría comenzar a cansar un poco la trama.

Volviendo al tema de Salem, quienes son fan del gato podrían verse un poco decepcionados. Ya mencioné que no habla, pero va más allá de eso: apenas aparece en pantalla.

Salem protagoniza un par de escenas importantes en 2 de los 8 primeros episodios, pero aparte de eso, no es más que un personaje incidental y uno fácilmente se olvida de que existe.

Ahora, en las pocas ocasiones que lo vemos… nos queda claro que no sólo es un gato muy bonito, sino que también es un demonio aterrador.

Como conclusión, le daría a El mundo oculto de Sabrina una calificación de 4 estrellas de un total de 5. Sin duda es una de las mejores series juveniles que he visto, tiene una trama diferente a lo típico y no tengo nada que criticarle en términos de producción y actuación. Además, personalmente me gusta más que Riverdale, porque ese show se centra demasiado en conflictos románticos adolescentes y eso no ocurre aquí. Pero sí creo que necesita apurar un poco la historia, para seguir manteniendo la atención de la audiencia.

El mundo oculto de Sabrina se estrenará a nivel mundial en Netflix este viernes 26 de octubre.