Reseña

Ford Mondeo Sportbreak Titanium 1.5 EcoBoost, pasos 'premium'

Por Javier Millán |  18 Diciembre, 2014 - 09:01
  • 49281_1.jpg

El nuevo Ford Mondeo, que va por su quinta generación, acumula tecnologías y muestra detalles y acabados que le sitúan peldaños por encima de algunos modelos generalistas de su segmento de mercado y a unos pasos de los catalogados 'premium' con los que pretende codearse.

Que es el coche más avanzado de Ford ha quedado rubricado en la prueba dinámica de esta berlina, en este caso equipado con nuevo motor 1.5 EcoBoost, que con una potencia de 160 caballos releva al anterior 1.6, al que gana que rendimiento dinámico y eficiencia.

Tal y como se ha mostrado en la prueba dinámica, este 1,5 es una seria alternativa a los diesel de la marca, viejos conocidos del Mondeo. Lo es por consumo, con medias en el entorno de los 7 litros, y por respuestas. El 1.5 sube de régimen de funcionamiento con rapidez y recupera con la misma decisión que un diesel, sobre el que aventaja en rumorosidad y vibraciones.

Ford ha dado otra vuelta de tuerca a su reconocida tecnología EcoBoost y se recrea en la tecnología 'downsizing' (baja cilindrada combinada con la turbocompresión que le da potencia y rendimiento  de un motor de más cilindrada o arquitectura superior).

El punto de partida de la tecnología Ecoboost de Ford ha sido el motor de un litro y una potencia de 125 CV, montado principalmente en sus vehículos compactos y en sus derivados familiares y ahora, después de tener en el catálogo un 1.6, lleva la cilindrada a 1.5 litros, lo cual no quiere decir que pierda cualidades, porque, todo lo contrario, han mejorado, permitiendo un amplio espectro de utilización.

Conducción dinámica o turística forman por igual parte de la personalidad de este nuevo propulsor que es muy silencioso y es de agradable tacto de utilización.

Pero este, con una entrega de potencia de 160 caballos, no es el único en la gama de la marca, ya que hay otro EcoBoost 1.5 de 125 CV y otro aún más potente, el 2.0 de 240 CV.

A la espera de esos dos propulsores se incorporen al catálogo del Mondeo, el de 160 CV empuja con brío este familiar de 4,87 metros de longitud (tres centímetros más que la anterior generación) y un peso de 1.527 kilogramos.

El motor está asociado en este caso a una transmisión manual de seis marchas bien secuenciadas, que es de suave de utilización. Las relaciones de cambio hacen un buen aprovechamiento de todos los regímenes de giro, sin grandes pérdidas entre pasos.

La caja de cambios en este caso es manual y de seis marchas bien secuenciadas y suave de utilización. Las relaciones de cambio hacen un buen aprovechamiento de todos los regímenes de giro, sin grandes pérdidas entre pasos.

Esta combinación sobra para viajar a plena carga de viajeros y un equipaje que se coloca fácilmente en un maletero que cubica 525 litros, amplio pero que no es el mas grande del segmento. Cumple con las necesidades de la mayoría, en principio.

En el protagonista de la prueba, en el acabado Titanium, al maletero se accede con apertura eléctrica, lo que facilita enormemente las operaciones de carga de bultos y maletas.

La evolución en el nuevo Mondeo se percibe también en el bastidor, en una buena conjunción con  el sistema de amortiguación, que filtra con un alto nivel de confort, la rugosidad del asfalto, al tiempo que mantiene firme el conjunto, especialmente los giros, cuando se acentúan las fuerzas transversales.

Aquí, además, la electrónica juega un papel fundamental, ya que el chasis ha sido mejorado con sistemas activos como el control vectorial, la compensación de distancias y de agarre y al control de amortiguación continuo.

Con todos estos sistemas parece que el vehículo siempre pisa sobre plano y que no hay irregularidades en el asfalto o giros muy cerrados para el Mondeo.

La neutralidad dinámica del bastidor, aunque se percibe una ligera tendencia subviradora, es decir, a irse de la parte delantera en las curvas en las que no se frena con la suficiente anticipación. Facilita mucho las cosas el ajuste de la dirección de asistencia eléctrica.

El sistema de dirección es muy rápido en la transmisión de órdenes al eje e dirección, aunque si se practica un estilo de conducción deportivo hay que tener en cuenta que esta rapidez de órdenes en  una dirección no lo es tanto de vuelta, cuando debe informar al conductor del estado real de giro de las ruedas, en las salidas de las curvas.

Que este Mondeo sea el de arquitectura familia es, desde la perspectiva dinámica, un asunto intrascendente, porque se comporta de igual forma que la carrocería de tres volúmenes. Es igualmente consistente sobre el asfalto.

La sensación de confort es muy notable a bordo del nuevo Mondeo. La cabina está bien aislada del compartimento del motor y los ruidos aerodinámicos son bajos y concentrados en los retrovisores, como ya es habitual en todas las berlinas modernas, capaces de absorber con gran eficacia los ruidos motrices y de rodadura, pero menos los de esta zona aerodinámica a pesar de las mejoras acústicas del vidrio utilizado en las ventanas, por ejemplo.

Siguiendo con el repaso de los sistemas de seguridad es de destacar que el nuevo Ford Mondeo incluye en los asientos traseros los cinturones de seguridad con airbag incorporado, un desarrollo propio de la marca.

Esto le convierte en el primer vehículo en su segmento en incorporar este tipo de cinturones que, en caso de accidente, se hinchan en 40 milisegundos para dispersar las fuerzas de choque a lo largo de un área corporal cinco veces más grande que la cubierta por un cinturón de seguridad convencional.

Para proteger también al resto de ocupantes hay nueve airbags más, incluidos el de conductor de rodilla, de conductor optimizado para proteger el pecho y airbags laterales que protegen al ocupante con mayor efectividad y le alejan del área de impacto.

Otro avance en materia de seguridad es el  Active City Stop, que opera a velocidades de hasta 40 km/h y que frena de manera automática el coche para reducir o evitar una colisión con el vehículo que va delante.

Si detecta un peatón delante del coche y se avecina una colisión inminente, el conductor recibirá primero una alerta sonora y visual. Si no responde, el sistema reducirá el tiempo requerido para aplicar los frenos reduciendo el espacio entre las pastillas y los discos de freno. Y si sigue sin haber respuesta por parte del conductor, se activarán los frenos de manera automática y se reducirá la velocidad.

A mayor velocidad, el nuevo Asistente Precolisión utiliza tecnología que se sirve de una cámara y un radar para escanear delante del vehículo y puede frenar de manera automática para ayudar al conductor a reducir o evitar totalmente muchos tipos de alcances.

En ambas situaciones el conductor se percata de que se acerca más de lo debido porque se refleja en el parabrisas una fila de seis lucecitas rojas en la parte superior del salpicadero y que avisan del peligro. Una vez que se vuelve a respetar la distancia la luz deja de funcionar y el sonido que le acompaña también desaparece.

En algunas ocasiones este aviso parece demasiado intrusivo y pone más alerta de lo que debe al resto del pasaje.

Esta no es la única sorpresa que nos depara el interior de este moderno coche. El cuadro de relojes es de tipo pantalla TFT y a los lados hay sendas semiesferas separadas por un cuadro donde vemos distintas informaciones.

En cada una de las dos semiesferas aparecen demasiadas informaciones, que a veces pueden llevar a que el conductor dedique más tiempo del deseado a consultar alguna función.

El volante es multifunción y desde él se gestionan las llamadas del móvil y su volumen, entre otras.

Es fácil encontrar la postura perfecta para la conducción porque el volante (también es calefactable) es regulable y el asiento del conductor es eléctrico.

Con el sistema de conectividad SYNC 2 de Ford con control por voz avanzado y pantalla táctil a color de 8 pulgadas se empareja el teléfono al bluetooh, se ajusta  el climatizador y se pone en marcha el sistema de navegación, entre otras funciones.

Lo que parece que desentona en un interior tan tecnológico y moderno es el tamaño del mando central que hay debajo de la pantalla de 8 pulgadas y con el que a veces se golpea al cambiar de marcha.

El conductor y el copiloto comparten un apoyabrazos grande y amplio en el que depositar objetos como el móvil o las llaves, así como en un hueco que hay debajo del citado mando giratorio.

El color que predomina en el interior es el negro, que contrasta con los remates metálicos que enmarcan el cuadro de relojes del conductor y la guantera del acompañante, así como en el volante, el pomo de la palanca de cambios o los dos huecos destinados a albergar bebidas.

El espacio está más orientado para cuatro ocupantes que para cinco, ya que la plaza central es más estrecha y tiene peor mullido que el resto.

Con un conductor de más de 1,80 metros el pasajero que va justo detrás sigue teniendo un amplio espacio para las rodillas.

Además, en la serie Titanium que nos ocupa los asientos calefectables son cuatro (pasajaro y conductor y los ocupantes de los laterales traseros) y hay salida trasera de aire que resta espacio a la plaza central.

Si el interior transmite elegancia y buen hacer lo mismo sucede cuando se sale del coche y se le observa exteriormente.

Visto de frente lo primero que centra la mirada de los transeúntes es la gran parrilla que preside el morro y en la que hay cinco lamas metálicas que transmiten robustez y deportividad al conjunto.

El capó abombado y los faros de LED completos, que aportan una gran luminosidad en conducción nocturna, reflejan claramente ese toque deportivo que se ha querido dar a una berlina que aspira a hacer sombra a sus competidores más generalistas y que reclama un hueco en el segmento de los Premium dominado por las marcas alemanas.

En la vista lateral destacan las amplias ventanas y las caídas que el techo tiene en la parte delantera,  para mejorar el coeficiente aerodinámico de este familiar, y en la trasera como si se tratara de un cupé.

Características técnicas

Longitud    4,867 m.
Anchura    1,852 m.
Altura    1,501 m.
Distancia entre ejes    2,850 m.
Vía delantera    N.D
Vía trasera    N.D
Peso    1.527 kg
Capacidad depósito    63 l.
Capacidad maletero    525 a 1.630 l.
Coeficiente aerodinámico    N.D.
Posición motor Delantero, transversal
Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Cilindros  4 en línea
Cilindrada    1.498 c.c.
Potencia máxima    160 CV a 6.000 rpm
Par máximo    240 Nm de 1.500 a 4.500 rpm
Transmisión  Manual, 6 velocidades
Tracción  Delantera
Velocidad máxima    209 km/h
Aceleración 0-100 km&h    9,2 seg.
Consumo medio  6,5 l.
Emisiones CO2 152 g/km
Impuesto de Matriculación    4,75 %
Dirección  Asistencia eléctrica
Diámetro de giro  N.D
Frenos delanteros  Discos ventilados (300 mm)
Frenos traseros Discos sólidos (302 mm)
Suspensión delantera  Tipo McPherson
Suspensión trasera Resorte helicoidal
Neumáticos    235/50 R 17
Sistemas de seguridad Control de Tracción, Programa Estabilidad Electrónica (ESP), Frenos Antibloqueo, Distribución Electrónica de Fuerza de Frenado, Asistente de Frenado de Emergencia y Control de Presión de Neumáticos.
Precio  US$34.000.

* Reportaje EFE

>