Reseña

Kia Soul EV, propuesta consistente

Por Fernando A. Marqués |  4 Noviembre, 2014 - 07:21
  • 49116_3.jpg

La electrificación del automóvil va ganando espacio en el mercado, paso a paso, en una demostración de que este camino reemprendido por la industria (a principios del XIX ya lo intentó) no tiene retorno.

El fabricante coreano Kia, con esta propuesta eléctrica a bordo del nuevo Soul, exhibe la consistencia de este nuevo camino hacia esta movilidad de cero emisiones, que, de paso, es mucho más confortable que la ruidosa y hasta maloliente proporcionada por los coches térmicos alimentados por carburantes fósiles.

Kia hace con este Soul toda una exhibición de su capacidad de ingeniería, que es también la de Hyundai, su propietaria, con la que comparte su fuerza técnica en un gigantesco centro de I+D que en Corea del Sur concentra a más de 10.000 ingenieros, además de las instalaciones que tiene en Europa y Norteamérica.

Tratándose de un vehículo compacto, amplio de cabina, aunque el maletero sea su punto más débil, y con un equipamiento al que se le pueden poner pocas objeciones, su precio puede encajar en un perfil determinado de usuario y, lo que no deja de tener importancia, entre empresas.

Este es un tipo de cliente por el que, gracias a las fórmulas de renting o alquiler a largo plazo, debiera pasar inicialmente el vehículo eléctrico para dar visibilidad a esta nueva forma de moverse y hacer la masa crítica necesaria para que las economías de escala terminan por bajar el precio hasta situarlo a los comunes del automóvil convencional. El Soul EV es un nuevo contribuyente, imprescindible para madurar este incipiente mercado eléctrico.

El Soul eléctrico, basado en la nueva generación del Soul convencional, no pasa desapercibido para el resto del tráfico rodado. Se identifica claramente como un vehículo eléctrico con las diferencias estéticas introducidas, especialmente las frontales, la combinación de colores y el dibujo y color de las llantas.

En ningún caso el Soul crea indiferencia. Si la primera generación ya era percibida con personalidad diferente, esta nueva, con un músculo visual muy potente, es candidato a tener el éxito que en mercado español no cosechó su predecesor, aunque en algunos mercados, como el estadounidense, ha sido un producto apreciado.

El nuevo Kia Soul gana ese músculo con una arquitectura más dimensionada, ya que es 20 milímetros más largo, hasta llegar a los 4,14 metros; 15 milímetros más ancho (1,80 metros) y 10 milímetros más bajo (1,60 metros con llantas de 16 pulgadas). Las nuevas cotas se completan con una batalla de 2,57 metros, 20 milímetros más que el anterior.

Las nuevas medidas, aunque se trate aparentemente de unos pocos milímetros, mejoran notablemente el espacio en el habitáculo y en el convencional una mejora de la capacidad del maletero que se sitúa en 354 litros, que merma a 281 litros por la ubicación de la batería. Si mejora, en cambio, la boca de carga, ahora 62 milímetros más ancha.

El ambiente interior es confortable y agradable a la vista. En el eléctrico, rematado con colores claros en paneles y tapicería, es luminoso. El conductor y los pasajeros van a sentirse en un coche robusto. La percepción de calidad y de equipamiento es elevada.

El puesto de conducción es confortable, con buena visibilidad e información a la vista clara y bien ordenada. En el tablero central, en posición elevada se encuentra una gran pantalla de tecnología OLED que presenta con mucha nitidez y¡la navegación y el resto de información de los sistemas multimedia, entre otros.

El sistema de navegación del nuevo Soul EV es de serie y con funciones específicas, entre ellas el equipo de climatización, al tiempo que algunas aplicaciones proporcionan al conductor información sobre el consumo de energético, estaciones de recarga cercanas y un mapa muestra el alcance total del vehículo.

El nuevo Soul se caracteriza por una construcción más rígida que es aún mayor en eléctrico, Kia ha utilizado una elevada proporción de acero de ultra alta resistencia, que crea una mejora de la rigidez torsional del 27% sobre el resto de la gama Soul, que ya es 29% más robusta que la primera generación.

Objetivo esencial del equipo de ingeniería, según la marca, ha sido una ubicación de las baterías que incidiera lo menos posible en la cabina. El objetivo fue logrado, salvo la reducción inevitable del espacio disponible para el maletero, dotado con un doble fondo que sirve para alojar el cable convencional y del ChadeMo para la recarga rápida.

La batería ha sido desarrollada por la propia Kia y la compañía coreana SK Innovation optando por la utilización de polímeros de ión litio, porque en comparación con las habituales de iones de litio ofrece una densidad mayor con menos componentes y una estructura de celdas más sencilla, costes de producción inferiores y una potencia superior en la gestión de calor, además de mayor flexibilidad en cuanto a diseño y ubicación.

La marca explica que los cátodos de baja resistencia fabricados en níquel cobalto manganeso y los ánodos de grafito de carbono reducen la resistencia eléctrica y consiguen una descarga energética más eficiente.

Dependiendo de la calidad del proveedor de energía eléctrica, el dispositivo de recarga del Soul EV para corriente alterna y 6,6 kW permite el llenado completo de las baterías por completo en cinco horas.

Con el puerto ChadeMO es posible la recarga rápida del 80% de la batería en 25 minutos con un cargador de corriente continua de 100 kW y en 33 minutos con uno de 50 kW.

El corazón del Soul EV, además de en la batería, está en un motor que proporciona prestaciones sobradas para la utilización urbana para la que está diseñado.

Son poco más de 110 caballos que se entregan de una forma un poco más suave que en otros eléctricos. Sin carecer de contundencia, la aceleración es más progresiva, por ejemplo que en el BMW i3, el último eléctrico en incorporarse a este mercado de los electrones rodantes, aunque cierto es que la diferencia de caballería entre uno y otro es significativa.

La trasmisión de una única velocidad ofrece una alternativa, ya vista en otros eléctricos, bajo la denominación B, cuya función es la de recuperar energía con más intensidad. En carretera abierta tiene poco sentido utilizar este ajuste porque la retención es excesivamente fuerte. En el tráfico urbano el rendimiento del sistema tiene sentido.

En el Soul EV debe apreciarse un trabajo de insonorización de gran calidad, con una rodadura silenciosa, gracias en buena medida al trabajo realizado en las suspensiones y a la utilización de unos neumáticos diseñados por Kumho y Nexen, capaces, además de reducir en 10% la resistencia de rodadura.

A medida que se recorren kilómetros con este Soul queda patente una gestión de la energía muy eficiente. Si se conduce con delicadeza es fácil obtener los 200 kilómetros de autonomía anunciados por el fabricante.

A la gestión de la energía contribuyen algunas medidas como la tecnología de eficiencia HVAC, a través de la calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC). Esta tecnología evita que el máximo consumo de uno de estos sistemas pueda reducir la autonomía del vehículo hasta en 50%.

El conductor del Soul eléctrico va a tener la percepción de conductor un turismo muy consistente, hasta más pesado de lo que en realidad es, consecuencia en parte por la ausencia de ese nervio en la aceleración que está libre en otros eléctricos de la competencia.

En cualquier caso, el Soul es una interesante alternativa, diferente, de lo que representa un vehículo eléctrico que llama la atención por su origen también y no sólo por su diseño.

Ficha técnica

Longitud 4,140 m.
Anchura 1,800 m.
Altura 1,593 m.
Distancia entre ejes 2,570 m.
Ancho de vía delantera 1.576 m.
Ancho de vía trasera 1.585 m.
Peso 1.565 kg.
Coeficiente aerodinámico 0,33
Capacidad maletero 281 a 891 l.
Posición del motor Delantera

Motor eléctrico.
Tipo AC Síncrono
Potencia 81,4 kW (110,67 CV)
Par motor 285 Nm
Transmisión Automática de un nivel, de relación fija

Acumulador de alta tensión.
Tecnología Polímero de litio
Ubicación Central
Tensión nominal 360 V
Potencia 90 kW
Capacidad 27,2 kWh
Número de células 200
Tiempo recarga Normal 5 horas (6,6 kW)
Rápida 25 minutos (80 % capacidad a 100 kW)

Prestaciones.
Velocidad máxima 145 km/h
Aceleración 0-100 km/h 11,2 s.
Emisiones de CO2 No emite
Consumo N.D.
Autonomía 212 km

Dinámica.
Dirección Asistida, eléctrica
Diámetro de giro 10,6 m
Frenos delanteros Discos ventilados (300x28 mm)
Frenos traseros Discos sólidos (284x10 mm)
Suspensión delantera Independiente McPherson
Suspensión trasera Barra de torsión
Tracción Delantera
Neumáticos 206/60 R 13
Ayudas a la conducción ABS + BAS; HAC (Sistema de ayuda de arranque en pendiente); ESS (Activación parpadeo luces de freno en caso de frenada de emergencia); ESC (Programa Electrónico de Estabilidad)
y VSM (Sistema de gestión de Estabilidad)

 

>