Reseña

La Bestia Despierta

Por Gwendolyn Ledger |  23 Septiembre, 2019 - 11:25
  • bar_bestia_2.jpg

Con pocos meses de vida, el bar tiene entre sus tres dueños al inglés Chris Morley que describe la estética de Bestia como neoyorquino industrial, con prevalencia del negro, el metal, la madera y líneas simples.

Es solo una puerta iluminada por una luz amarilla, al final de un pasadizo estrecho y oscuro. Como si fuera un callejón en cualquiera de las calles numeradas del bajo Manhattan, o Brooklyn.

Sin aspavientos ni juegos de neón, el Bar Bestia de Manuel Montt solo se identifica por su numeración: 196.

Adentro la cosa es distinta: un DJ holandés que juega con los sonidos de su tornamesa, una terraza semidescubierta, donde los comensales brindan y una barra desde donde salen coloridos cocteles con nombres como Django o Maracuyá albahaca.

Con pocos meses de vida, el bar tiene entre sus tres dueños al inglés Chris Morley que, en perfecto castellano, describe la estética de Bestia como neoyorquino industrial, con prevalencia del negro, el metal, la madera y líneas simples. O sea, lo que algunos llaman una mancave.

Aunque el bar es frecuentado por hombres y mujeres por igual, se ha convertido en un punto de encuentro perfecto para los denominados expats, extranjeros de paso o viviendo en Chile, especialmente de habla inglesa.

La especialidad de Bar Bestia es, justamente, la oferta de tragos y licores del mundo, sin descuidar la cerveza, en barril o artesanal. Para la coctelería cuentan con una dupla de barman y barwoman en la barra, que además se preocupan de que tragos tradicionales tengan el equilibrio justo entre alcohol y otros ingredientes, cuidando que el tamaño también seduzca. El alcohol va acompañado de una concisa carta de picoteo, que va desde una serie de platos vegetarianos como vegetales con humus, pizza vegetariana, queso provoleta con champiñones, pero también opciones más carnívoras como entrañas con papas, crudo y tablas mar y tierra. El menú se cambia cada tres meses en base a la recepción de los platos con la idea de que todo sea de buena calidad rico.

Con una difusión basada en redes sociales y el boca a boca, Bar Bestia ofrece distintas atracciones para hacer más entretenida la noche, desde concursos de beer pong, - un juego de origen norteamericano en el que los jugadores tratan de encestar desde el extremo de una mesa, con pelotas de ping-pong en vasos llenos de cerveza - conversaciones bilingües, DJs toda las noches y música y karaoke en vivo, desde las 22 horas.

Un detalle no menor es que en Bar Bestia - #siguealabestia -  abunda la música electrónica, especialmente inglesa. “La verdad, aquí no se escucha casi nada de reguetón” dice Cris.

Horario: Domingo y lunes cerrados- De martes a viernes, desde las 16.00. Sábados desde las 20.00 hrs.

 

 

 

>