Reseña

"La Cascade", un restaurante que resalta el sabor casero de la cocina francesa

Por Loreto Oda Marín |  5 Junio, 2015 - 09:11
  • img_4276.jpg

Este lugar, que cuenta con más de 50 años de historia, se ubica en el polo gastronómico Borde Río, en Santiago de Chile.

Entrar a "La Cascade" es una grata experiencia, pues su decoración y ambiente hacen de este restaurante, ubicado en el polo gastronómico Borde Río, en Santiago de Chile, un lugar ideal para vivir una buen momento culinario evocando el sabor casero de la cocina francesa.

Al comenzar, se puede ver una amplia oferta gracias a una carta variada, tanto en carnes como en mariscos, que es desarrollada con esmero por el chef y dueño, Edouart Weisz.

Como aperitivo, el "Bellini" de chirimoya -hay con otras combianciones de fruta- es una buena opción antes de darle espacio a la entrada. Acá, vale tener presente el "Dúo del Mar", un plato sabroso donde el pulpo y el camarón son salteados a la mantequilla, con ajo y perejil, y flambeado al jerez. Si bien, el ajo está presente, no predomina ni le quita protagonismo al resto de los ingredientes.

También está un clásico de la casa, el paté de foie "Maison", el cual, según afirman algunos clientes antiguos, no ha variado su sabor a pesar del paso de los años, dado que es uno de los platos característicos de los primeros años, cuando este local se instaló en Pedro de Valdivia con Bilbado en 1962 a manos de Ivette Raillard, abuela del actual dueño.

Al momento de adentrarse más en el menú, además de los tradicionales pato a la naranja o filete a la pimienta, destaca la Centolla "Gran Collar", una preparación sabrosa, que fue bautizada así en honor a un premio gastronómico ganado por este restaurante que goza de 53 años de trayectoria.

En esta propuesta, la centolla está bien lograda y juega de buena manera con la crema de whisky que la acompaña, logrando sabores balanceados en el plato.

Dentro de las especialidades está el osobuco a la cacerola en salsa de tomate al vino blanco, el cual es un plato que si es sacado por un tiempo de la carta, es extrañado por los comensales más asiduos. Esta es una preparación que cautiva por el buen equilibrio de sabores, el rico aroma, la salsa bien lograda, su carne blanda, que le dan consistencia y armonía al plato.

En todas estas propuestas queda en evidencia que se apela a ingredientes de calidad, además de recetas bien logradas y con personalidad.

Para finalizar, si se quiere tener una mirada más amplia de los sabores dulces de "La Cascade", la degustación de postre es ideal, puesto que se puede encontrar un delicioso crème brûlée a la vainilla, además de un gateau "Horace" y un tarte au fromage blanc, siendo este un final dulce para un lugar elegante y familiar, donde la buena atención termina por redondear la experiencia.

>