Reseña

Spielberg luce su destreza narrativa en la dirección de Streep y Hanks

Por Ernesto Carlín/ Agencia Andina |  9 Febrero, 2018 - 18:01
  • the_post.jpg

El relato avanza fluido en medio de las intrigas que rodearon las filtraciones a la prensa de los secretos del gobierno de Nixon.

Una vez más, Steven Spielberg repasa un momento clave de su país. En "The Post", cuenta el inicio de las filtraciones de secretos de Estado a la prensa en el gobierno de Richard Nixon.

El ángulo que escoge es el de la propietaria del "Washington Post" y "socialité" Kay Graham (Meryl Streep) y, en segundo plano, el jefe de informaciones del diario Ben Bradlee (Tom Hanks). 

La actriz interpreta a una mujer poderosa, pero a la vez vulnerable. Es interesante ver cómo se exhiben sus dudas al enfrentar un ambiente dominado por los varones y la manera en que la subestiman. 

Streep hace un trabajo muy inspirado, en una clave distinta a la de sus roles recientes.

El relato avanza fluido en medio de distintas intrigas. La rivalidad entre el "Washington Post" y el "New York Times" se contrapone a la encrucijada de la protagonista por darle preferencia a la necesidad periodística sobre la amistad con personajes poderosos. 

Un acierto del director es que la moraleja de la reivindicaciòn femenina que representa la historia de Kay Graham no se machaca acartonadamente en la mayor parte del metraje. 

Hay un punto, casi al final, en la que la dueña del diario empieza a recibir halagos por su defensa de la libertad de prensa. A partir de allí, el filme se vuelve aleccionador. 

La destreza narrativa de Spielberg hace que la excesiva bonhomía del tramo final solo sea un bache superable en un filme más que correcto.

Ayudan a ello guiños al espectador como una fabulosa venta de limonada. Imperdible el cierre del filme, un homenaje a "Todos los hombres del presidente".