Reseña

Toscana Divino: cocina italiana en su más alta expresión

Por Grethel Delgado/ Diario Las Américas |  29 Marzo, 2018 - 12:16
  • 20766992_475127559520451_7353077533664870400_n.jpg

El restaurante se ha ganado la fidelidad de los clientes que buscan un sabor auténtico.

La vocación por la cocina tocó a la puerta del chef Andrea Marchesin hace ya varios años. Su labor constante en diferentes países le ha servido para perfeccionar el arte culinario de Italia y para mantener los altos estándares de sabor en el restaurante Toscana Divino, donde ocupa el puesto de chef ejecutivo.

Marchesin nació en Treviso, cerca de Venecia. Lleva cinco años en Estados Unidos y gracias a su experiencia trabajando como cocinero ascendió a una posición ejecutiva, y ahora ayuda a otros cocineros para que perfeccionen sus habilidades.

Toscana Divino es uno de los restaurantes más populares de comida italiana en Miami. Sus menús, uno tradicional y otro moderno, deleitan a los comensales con sabores de esa región de Italia. Pero esta afirmación se comprende mucho mejor cuando conocemos de cerca la pasión, las manos que están detrás de tantos platos deliciosos.

Como jefe del equipo de cocineros, Andrea Marchesin, sabe que detrás de un buen sabor y de la belleza de un plato está el amor por la cocina y la cultura italiana. Con esta premisa trabaja en el restaurante, que se ha convertido en su segunda casa y en una pequeña Italia en el corazón de Brickell.

Los platos son principalmente de la región de la Toscana, pero también tienen platos de la gastronomía de todo el país.

Lo tradicional y lo contemporáneo se unen armoniosamente en las creaciones culinarias del restaurante. Desde el salmone marinato, pasando por el maccheroni beef ragú hasta el queso pecorino, sus platos cuentan con productos orgánicos y frescos.

“Nunca cambiamos el sabor original”, explicó Marchesin, quien vela por que en el restaurante los ingredientes sean frescos, locales, y nunca enlatados. Por eso el menú también cambia según el momento del año, en dependencia de los productos disponibles en cada temporada. Además, hornean sus propios panes en la casa.

De la carta, Marchesin sugiere uno de sus platos favoritos, butternut squash and scallops, por la sencillez de sus ingredientes y a la vez la elaborada realización del mismo. Este plato contiene calabaza, semillas de girasol y almejas. “Se ve como una sopa pero no lo es. Son tres productos con un alto grado de preparación y presentación”, comentó el chef.

No obstante, señala el valor de un platillo realizado con cuidado y conocimiento. “Lo que más satisfacción me da es hacer un plato que lleve una investigación y un trabajo detrás. Por eso tenemos la cocina clásica y también la creativa”, agregó.

“Todo tiene una razón, una receta detrás. Y cada producto es seleccionado rigurosamente. Trabajamos por nosotros, porque nos gusta lo que hacemos, para superarnos, y también para satisfacer a quienes vienen a comer”, afirmó Marchesin.

Asimismo, el chef sabe que la última palabra la tiene el comensal. “Lo más gratificante es que muchos italianos vienen a comer periódicamente y repiten los mismo platos, porque saben que el sabor es legítimo y les recuerda a su casa”, dijo el chef.

Como un buen coach, Marchesin está muy unido a sus cocineros, a quienes considera parte de una gran familia. “Yo no existo sin ellos. Cuando voy a la mesa y me felicitan por un plato, les digo que han sido ellos también, pues son mis manos, estamos conectados, somos un equipo creativo”.

En esa filosofía de trabajo en grupo radica el éxito de un restaurante, pues a fin de cuentas la cocina es una cuestión familiar y Marchesin está consciente de eso, y sabe crear el ambiente propicio. Cuando entra en la cocina, además del respeto se percibe la camaradería entre todos.

Aunque el chef Andrea pueda sentirse orgulloso de un plato, nunca estará satisfecho por completo, pues afirma que nunca se relaja.

“Para mí no hay un punto final, siempre lo puedo perfeccionar. Cuando termino un plato, una semana después lo miro y le puedo mejorar algo. No es una cosa que está escrita. La receta no es el plato, es lo que piensas del plato”, concluyó.

Ubicado en 900 South Miami Avenue, Toscana Divino abre sus puertas todos los días. Reservaciones, al 305 371 2767.