Reseña

Zambo, una sanguchería peruana con una vuelta de tuerca

Por LifeStyle |  15 Junio, 2018 - 16:41
  • chifero_copy.jpg

Una propuesta novedosa y accesible abre en uno de los barrios más turísticos de Santiago.

En el muy turístico barrio santiaguino de Bellavista, el grupo empresarial tras Tambo y Panko ha inaugurado Zambo, un local especializado en emparedados típicos de la cocina peruana, pero que cumple con creces como restaurante familiar y bar, según la hora del día.

“Es una sanguchería peruana con una vuelta de tuerca”, explica uno de sus propietarios, Yonatan Malis, porque a las recetas tradicionales (“Criollos”) han sumado las gamas “Cachái” y “Gringo”, que aluden a los sabores de Chile y Estados Unidos, todos ellos servidos con papas fritas, yucas fritas o coleslow (“repollo americano”).

La primera de ellas la lidera el Saltado, que es “como el clásico plato peruano pero ‘sangucheado’ con papas al hilo, tocino crocante y ají brasero servido en pan ciabatta, que se recomienda pedir ‘montado’”, es decir, coronado con un huevo frito. Chifero, Pavo Criollo y Chicharrón completan la carta.

La línea que incorpora sabores chilenos reúne preparaciones con carne mechada, pechuga de pollo y wagyu, aunque la más novedosa es la Churrasco Marino, un pan con merluza frita, salsa tártara, lechuga y guacamole.

La clase estadounidense la integran sándwiches con pechuga de pollo crispy y hamburguesa de res. La curiosidad la constituye el Veggie, con una hamburguesa de lentejas acompañada de mayonesa y queso de cabra, entre otras delicias.

Todos los “sánguches” tienen precio único ($ 7.990, poco más de US$ 12), el mismo valor del menú para el horario de almuerzo (12 a 16 horas), promoción que incluye una gaseosa y un postre pequeño.

Además de las opciones para compartir, entre ellas la chorrillana, hay ensaladas como la Huancaína, entre cuyas materias primas se hallan hojas verdes, papas nativas, queso de cabra y pollo salteado.

Opciones de México, Alemania, Holanda Estados Unidos, Bélgica, Irlanda y España, entre otros países, completan la generosa carta de cervezas desde $ 2.990 (poco menos de US$ 5), aunque el bar también ofrece los destilados y cocteles más tradicionales, además de sangría y clery en jarra.

Con 130 metros cuadrados y una capacidad para 60 personas, el segundo piso ofrece unos pocos lugares pero muy bien logrados al aire libre –cuando el tiempo lo permita- y vista al cerro San Cristóbal, uno de los íconos de la capital chilena.

Los platos rectangulares son de madera, rectangulares y con bordes, e incomodan la experiencia, por ser demasiado livianos. Además, la superficie de los mismos conserva innumerables rayas de los cubiertos de los clientes anteriores.

Zambo
Dardignac 0195, Providencia (Santiago)
Abierto desde las 12 horas. Lunes a jueves cierra a la medianoche; viernes y sábado, a la 1. Domingo, cerrado.
+56 5 52760040

>